11 de diciembre de 2019
11.12.2019

Rodrigo Cuevas: "En este disco no hay paja"

El artista presenta "Manual de cortejo", un compendio de la tradición actualizada a cuatro manos con el productor Raül Refree

11.12.2019 | 00:40

Rodrigo Cuevas escribe al año "diez o doce cartas a los Reyes Magos". Lo hace a sus reyes paganos y en una de esas, como el chaval es muy bueno, le contestaron que sí, que Raül Refree, el gran productor que ha trabajado con Rosalía, Niño de Elche y Silvia Pérez Cruz, quería hacer un disco con el ovetense. Refree no controlaba mucho la tradición norteña que Rodrigo se bebe a borbotones, así que juntos realizaron un viaje iniciático por tierras asturianas para descubrir voces y percusiones antiguas y que ellos han rescatado y revisado. Al mundo antiguo rural asturiano, Cuevas le añadió otro componente, lo urbano, "porque hay un mundo antiguo urbano". De la unión de Cuevas y Refree salió "Manual de cortejo. Rodrigo Cuevas ronda a Raül Refree", que ayer se presentó en el estudio del artista Pablo de Lillo. El trabajo estará a la venta pasado mañana en formato físico (CD y vinilo) y en todas las plataformas digitales. Aún no ha salido y ya está considerado uno de los diez mejores discos editados en España en este 2019.

El artista reconoce que en toda su trayectoria anterior faltaba ese soporte físico, esa clasificación y compilación de voces y sonidos que componen un disco. Cuevas quería "hacer un LP, un disco que se correspondiese con mis espectáculos porque la parte fonográfica estaba un poco olvidada". Surgió la idea, rural, atávica, de hacer un cancionero organizado por ciclos de la naturaleza. Y la idea está en el disco pero, como todo lo que toca Rodrigo Cuevas, se expande y supera las fronteras iniciales. Sí que están los ciclos del año, pero todo va mucho más allá porque, durante el proceso de creación, el artista se dio cuenta de que "ceñirme a la idea de los ciclos me limitaba mucho". En ese mismo proceso destiló la música tradicional hasta la esencia, hasta darse cuenta de que "las voces, las canciones, los bailes, todo es un cortejo".

El artista explica que en el disco "hay xiringüelu, hay muiñeira, hay habaneras, hay canciones de cesteiros; hay textos que hablan del pasado, del futuro, de lo importante y de lo prescindible; hay testimonios de mujeres, hay recogidas de campo". Una de esas mujeres es "La Tarabica", personaje de Cimavilla (Gijón) "cuya historia, al ser contada, narra la historia de Cimavilla a lo largo de todo el siglo XX y la universaliza. Casi se puede leer la historia de Europa Occidental a través de los testimonios de La Tarabica". Así define el artista su trabajo, un disco en el que "no hay paja, todo está hecho con un trabajo de orfebres". Los orfebres son Cuevas y Refree y la presentación final de la joya corre a cargo del diseñador gráfico Ricardo Villoria, que tiró de artesanía para crear una verdadera pieza escultórica con el cuerpo de Rodrigo Cuevas. Todo tiene un significado. El hombre convertido en minotauro, tiznado con ceniza de carbón de las cuencas asturianas en las que se crió Villoria y elevado sobre unas alzas que son dos tucos de madera de fresno de montes asturianos. En la potente imagen que sirve para ilustrar lo que hicieron los músicos, Villoria logra embridar unos cuantos siglos de historia local "en un pequeño monstruo", como él mismo definió ayer en la presentación.

El disco ya es una realidad, el sueño que un niño le escribió a los Reyes Magos ha llegado antes de Navidad y el artista lo llevará el viernes a la Cumbre del Clima de Madrid. Su presencia en la cita tiene mucho de festivo, de concienciar desde la celebración. Cuevas está convencido de la necesidad del activismo social pero también de que "le damos voz a personas que no tienen ni idea de las cosas".

El "Manual de cortejo" suena ya como ese futuro arraigado en una tradición sólida y frágil, que se ha forjado durante siglos pero que también puede desaparecer cuando ya no se puede escuchar a Angelita Caneiro, de A Estierna; a María, de Trabáu; a Binita, de Vidal, y a Angelita'l Cabanón, de Ayer, a todas esas mujeres que cortejaron a Cuevas y a Refree.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído