DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La deriva sentimental" trae a Oviedo a Antonio Galvañ bajo la forma de "Parade"

El orfebre murciano del pop presenta su último trabajo discográfico, en el que el diseño corre a cargo del artista ovetense Federico Granell

Antonio Galvañ, en una imagen promocional.

Antonio Galvañ, en una imagen promocional. LNE

Antonio Galvañ es un tipo que imparte clases de Música en Yecla (Murcia), pero hace años decidió ampliar esa labor docente y enseñar al resto del universo lo que se puede hacer con cariño, imaginación y un punto de sentido del humor. Así que se puso el sobrenombre de "Parade" y decidió grabar discos con títulos como "Inteligencia artificial" (2003), "Todas las estrellas" (2006), "La fortaleza de la soledad" (2009) y "Materia oscura" (2011). Son títulos con los que demuestra que el músico y profesor de Música ha creado un mundo propio lleno de naves espaciales, planetas lejanos, robots y toda clase de imaginería pop. Su último trabajo es "La deriva sentimental" y con él llega a Oviedo para presentarlo el sábado en La Salvaje (Martínez Vigil, 9; 22.00 horas; 8 euros anticipada, 10 en taquilla) de la mano de La Radio de Cristal. Además hay un fuerte nexo de unión que puede centrar más aún a quien no tenga claro lo que hace Galvañ. La carpeta del disco ha sido diseñada por el artista ovetense Federico Granell, un tipo apasionado de la música y que es capaz de crear auténticos universos en una libreta Moleskine. Granell es uno de los artistas asturianos con más proyección; pintor de realidades sencillas plagadas de melancolía, refleja en su obra todo lo que el espectador tiene en su corazón.

Los dos, Granell y Galvañ, son orfebres, cada uno en lo suyo, y el sábado toca escuchar las últimas joyas salidas del taller del artesano murciano en la que es su primera visita a Asturias en veinte años de carrera, una carrera en la que ha creado una obra influyente en la música española hasta el punto de que una de sus canciones sirvió de inspiración para que Guille Milkyway pusiese nombre a su proyecto: "La Casa Azul". En este noveno trabajo, incluido en la mayoría de listas de mejores discos del año pasado, Galvañ se ha rodeado de amigos (Lidia Damunt, Teresa Iturrioz, Alondra Bentley?) que prestan sus voces a temas que van desde el pop más clásico hasta el tecno-pop.

En una de sus canciones habla de "letras, canciones, literatura", una frase que podría definir la trayectoria del murciano. Y como también afirmaba hace unos años: "El futuro siempre nos deparará algo mejor". El futuro ya está aquí, sea.

Compartir el artículo

stats