Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gobierno renuncia a la zona verde para los monumentos del Naranco que ideó el tripartito

El gobierno compartido por el PP y Cs renuncia a la herencia del tripartito para potenciar la protección de los monumentos prerrománicos del Naranco. Durante el pasado mandato, el área de Urbanismo, con Ignacio Fernández del Páramo (Somos) al frente, lanzó un proyecto para generar una gran zona verde de 31.000 metros cuadrados en el entorno de San Miguel de Lillo y Santa María, dejando preparados los pliegos para proceder a su licitación. Sin embargo, el nuevo ejecutivo municipal de centro-derecha ha decidido dejar de lado este planteamiento a la espera de definir un proyecto propio para ese ámbito, profusamente abordado en los primeros documentos para la revisión del actual planeamiento urbano, proceso que continua abierto.

En todo caso, la decisión de renunciar al plan diseñado en el anterior mandato, reconocida por el concejal de Urbanismo, Nacho Cuesta (Cs), ha sido acogida con evidente disgusto por Somos, su principal promotor. "El gobierno bipartito vuelve a guardar en el cajón un proyecto bueno para Oviedo solo porque su tramitación viene del gobierno anterior. Confirman una vez más su sectarismo al renunciar a los planes especiales del Naranco, subraya Ana Taboada, portavoz municipal de Somos. A su juicio, "urge alejar el tráfico de los monumentos y proteger nuestro patrimonio". "Demuestran además poca ambición y no disponer de un proyecto de ciudad: su único plan para el Naranco es desbrozar sendas con un plan de empleo, actuaciones abordadas ya por nuestro gobierno", sentenció.

Compartir el artículo

stats