05 de marzo de 2020
05.03.2020

El piso en el que se mató un trabajador en 2017 era de un magnate de Mónaco

Los acusados de homicidio imprudente por la caída del obrero de un séptimo niegan su responsabilidad: "El promotor era otro"

05.03.2020 | 01:08

El piso en el que trabajaba el hombre que perdió la vida tras caer desde un séptimo a un patio de luces en febrero de 2017 en la calle Diecinueve de Julio de Oviedo es propiedad de un magnate de origen monegasco considerado uno de los hombres más ricos de Francia. Así lo aseguró ayer durante el juicio celebrado en el juzgado de lo penal numero 3 el que para la Fiscalía era en principio el único responsable de las deficiencias de seguridad que propiciaron la caída desde una terraza del inmueble cuyos muros habían sido derruidos previamente. El procesado aseguró ser "un simple intermediario" de Fabrice Pastor, dueño de "la mayor constructora francesa", negando por tanto ser el promotor de unos trabajos que, según explicó, fueron encargados por una compañía designada por Pastor.

El ministerio público pide dos años y cinco meses de cárcel, así como una indemnización de 388.000 para los familiares de la víctima. Por su parte, la acusación particular reclama para el mismo acusado cinco años de cárcel y extiende su acusación a un segundo acusado, el responsable de la empresa de albañilería que supuestamente subcontrató al empleado autónomo de 55 años fallecido durante los trabajos.

Los testimonios de ambos acusados fueron en la misma línea. El fiscal solo ve responsable al empresario que se encargaba de supervisar y pagar los trabajos de las diferentes empresas contratadas para arreglar el piso. Este sin embargo, sostiene que lo hacía por amistad, pero era totalmente ajeno a la obra. "El es una persona muy importante, con poco tiempo y que le gusta mucho Oviedo. Me pidió por favor que vigilase los trabajos y accedí por amistad", explicó el procesado sobre su relación con Fabrice Pastor. El otro empresario sentado en el banquillo por la acusación particular centró su declaración en defender su condición como empresa contratada, eludiendo todo tipo de responsabilidad.

Por el juicio desfilaron tanto miembros del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales como peritos. Las declaraciones sembraron dudas sobre la responsabilidad de los trabajos. Si bien en algunos informes técnicos se apuntaba al acusado por la Fiscalía como el director de los trabajos, otros apuntaban a que los mismos fueron promovidos por la compañía STP Residencial a la que supuestamente había recurrido el empresario monegasco.

Estas dudas llevaron al fiscal a presentar una calificación alternativa. Prioritariamente le acusa como promotor y, en segunda opción, en calidad de contratista, lo cual llevó a la defensa a solicitar la suspensión hasta el viernes para "poder adaptar las conclusiones al cambio en la calificación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído