07 de marzo de 2020
07.03.2020

Cámaras de vigilancia, la primera medida del plan integral para recuperar el Antiguo

Prado prevé crear trece plazas más de bomberos a lo largo de este mandato tras aumentar las salidas un 23% por la plaga de la avispa asiática

07.03.2020 | 01:08

El plan integral para la recuperación del Antiguo empezará por la mejora de la seguridad de la zona. Así lo anunció ayer el concejal de Seguridad Ciudadana, el popular José Ramón Prado, durante los actos de celebración de San Juan de Dios, patrón de los bomberos, en el cuartel del Rubín. El edil mostró también su disposición a ampliar el número de efectivos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de 72 a 85 a lo largo del presente mandato, después de que en tan solo un año las salidas de los bomberos se incrementaran un 23%, debido en gran medida a las intervenciones para combatir la avispa asiática.

Justo antes del inicio de unos actos institucionales en los que participaron el Alcalde, el también popular Alfredo Canteli, y la jefa de Bomberos, Carmen del Prado, José Ramón Prado se fijó como plazo el próximo año para poner en marcha el sistema de videovigilancia con el que pretende reducir los actos delictivos y vandálicos en el casco histórico. "Este año realizaremos un estudio y las primeras cámaras se pondrán el que viene", declaró en relación a una medida que, según indicó, será una de las primeras del plan integral que PP y Cs tienen previsto impulsar de aquí a 2023 en la zona.

Además de esta medida en materia de seguridad, el concejal quiso hacer un guiño a la plantilla municipal. Consideró insuficientes los 72 efectivos existentes actualmente y planteó la necesidad de crear trece plazas adicionales para alcanzar las 85 recomendadas por los expertos. "Este año será difícil, pero para el que viene tenemos previsto hacer ya incorporaciones", apuntó, para luego marcarse 2023 como meta para cubrir las trece nuevas plazas.

Según desveló el propio concejal, en el último año, las salidas de los bomberos se incrementaron un 23%, pasando de 1.312 a 1.622. "Hubo más incendios, fruto de despistes en su mayoría, pero la principal causa de actuación fueron las intervenciones para combatir la avispa asiática", subrayó Prado, optimista frente a la posibilidad de atajar la plaga. "Estamos esforzándonos para lograr frenarla y esperamos conseguirlo", dijo.

Además de aumentar el capital humano, el Ayuntamiento prevé dotar al servicio de más medios técnicos. Concretamente, este año quieren incorporar una autoescalera mecánica de 32 metros, con una inversión de 90.000 euros, así como un furgón para el puesto de mando, cuyo coste se estima en 40.000 euros.

Prado ve en estas medidas la muestra del cambio de las relaciones entre el equipo de gobierno y el cuerpo de bomberos. "Hoy vamos a celebrar San Juan de Dios sin las tensiones del pasado, que más vale tener en el olvido", señaló en relación a las protestas de la plantilla en años anteriores contra el gobierno tripartito a causa del juicio por la indemnización del bombero fallecido en Uría, Eloy Palacio.

Canteli, por su parte, destacó la "vocación de servicio público" de los bomberos "hasta el punto de jugarse la vida" y agradeció su labor, en los prolegómenos de la entrega de los diplomas a los efectivos jubilados y los que este año cumplen las bodas de plata. Los jubilados este año fueron Manuel Díaz, Alberto Fernández, Joaquín García, José Luis Fernández, Juan José Puente, Eloy Pérez y Moisés Sariego, aunque solo asistieron los cuatro últimos al acto.

Por parte de los incorporados en 1995, acudieron a recoger los diplomas conmemorativos los bomberos Miguel Ángel Blanco, Mauricio Bogomak, José Ramón Díaz, Iván González, Jesús Avelino Losas, José Antonio Martín, Juan Pis y Jesús Lara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook