08 de marzo de 2020
08.03.2020

"Son obras asumibles y generarán ingresos", dice José Ramón Prado

08.03.2020 | 00:40

Desde Seguridad Ciudadana insisten en la viabilidad "a largo plazo" de las obras a pesar de superar los cien kilómetros de longitud. Considera el edil José Ramón Prado que la creación de estos itinerarios revertirá ingresos suficientes al Consistorio como para poder amortizar la inversión con el paso de los años. "Proliferarán las licencias de empresas de vehículos de movilidad personal, se favorecerá la llegada de turistas y se impulsarán también las rutas jacobeas", indica en relación a algunas de las consecuencias positivas de la idea de su área.

Otra de las beneficios será la posibilidad de "coser barrios". El ejemplo es la intención municipal de conectar La Corredoria y Colloto a través de un túnel existente en las proximidades de los huertos urbanos de La Corredoria, actualmente en desuso, que conecta con el polígono del Espíritu Santo; la llegada a Colloto sería a través del recinto industrial.

También se destaca el espíritu metropolitano de la apuesta. La extensión de la red de carriles-bici por La Corredoria aspira a conectarse con la ya existente en la localidad vecina de Lugones y, a su vez, llegar en el futuro hasta los polígonos industriales de Llanera. "Es una idea en ciernes, pero contemplada por el plan de movilidad del Principado", apunta el asesor municipal Javier Lozano.

Del mismo modo, se tratará de favorecer la llegada de los carriles nuevos hasta el parque periurbano de Parque Principado. Para el Consistorio es importante vertebrar las conexiones hacia el área comercial más importante de la región. "La aspiración es dar la posibilidad a la gente de moverse en vehículos alternativos sin erradicar el uso del coche para no matar al pequeño comercio", matiza Prado.

La apuesta del equipo de gobierno de PP y Cs redobla la realizada en su día por el tripartito en el plan de movilidad diseñado durante el pasado mandato. El anterior edil de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, propuso la creación de 40 kilómetros de carriles-bici y cerrar al tráfico el centro de la ciudad. Ahora, sus sucesores quieren aumentar notablemente la previsión de vías específicas para bicicletas y patinetes, aunque mantendrán la posibilidad de circular en turismo por el corazón del casco urbano.

Nuevo plan de movilidad

Estos cambios dan por hecho que el plan de movilidad del tripartito está muerto. "Fue una cosa que quedó en el cajón y tenemos que retomar y modificar", comenta José Ramón Prado, quien no se aventura de momento a hablar de "revisión completa", pero sí da por hecha la necesidad de acometer cambios profundos. "Hay muchas cosas que, a priori, ya no nos gustan y, tras analizarlas a fondo, plantearemos cambiarlas", adelanta Prado.

Junto a los itinerarios seguros, la concejalía de Prado pretende acometer otras medidas de apoyo de aquí a 2023. Extender a varios barrios un sistema de videovigilancia, desarrollar una policía de proximidad con la ampliación de la plantilla municipal y dotar a los agentes de nuevos equipamientos como pistolas taser son solo algunas de las iniciativas previstas para convertir a Oviedo en la ciudad más segura del viejo continente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook