Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado no hace negocio en Oviedo

Defensa carece de ofertas por la antigua residencia de oficiales del Milán y el Adif tampoco consigue vender su gran parcela para viviendas en Vallobín

La antigua residencia de oficiales del Milán.

La antigua residencia de oficiales del Milán. LNE

La administración estatal se ve incapaz de hacer negocio en Oviedo. No solo ha quedado descartada la operación para vender la antigua fábrica de armas de La Vega al Ayuntamiento por parte del Ministerio de Defensa, sino que el departamento que dirige Margarita Robles suma fracaso tras fracaso a la

La operación de La Vega ha quedado paralizada por el gobierno de Canteli, que descarta la operación de compra prevista por el tripartito durante el anterior mandato. La última valoración conocida del recinto por parte de Defensa se elevaba a algo más de 44 millones de euros, aunque el anterior regidor, el socialista Wenceslao López, confiaba en cerrar el trato por menos de la mitad de dinero.

Por su lado, el Adif, dependiente del Ministerio de Transportes, ha declarado desierta la subasta pública para vender la parcela sobre la losa de Vallobín ligada al proyecto residencial de las inmediaciones del apeadero de tren del barrio. Se trata de un solar que quedó sin desarrollar por la crisis que se desató en 2008. Tras el fracaso de la subasta, el administrador ferroviario decidió sacar a la venta directa el terreno, pero tampoco encuentra comprador.

El solar suma 2.405,12 metros cuadrados, una edificabilidad de 9.916,34 metros cuadrados y está catalogado como "residencial libre". El precio de salida establecido asciende a cinco millones y medio de euros.

Tampoco hay comprador para la antigua residencia de oficiales del Milán, un inmueble ubicado en el número 14 de la calle Amparo Pedregal, que salió a la venta de manera infructuosa por 1,6 millones de euros. Defensa, como propietario, también subastó el inmueble por 1,8 millones de euros, pero la puja quedó desierta.

El edificio tiene una superficie de 227 metros cuadrados y dispone de semisótano, planta baja, cuatro pisos y un torreón. Para publicitar su venta, el Ministerio destaca que está en la confluencia con la plaza de Santullano, "totalmente integrado en el entramado urbano". Somos planteó que el Ayuntamiento lo comprara para una residencia de estudiantes pero la propuesta no prosperó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats