Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento busca una ubicación definitiva para la escultura "olvidada" de Fernando Alba

El autor defiende que su obra, retirada en 1995 de Ventanielles, se instale en los jardines de los Juzgados de Llamaquique: "Es la única opción"

Fernando Alba, junto a su escultura apilada.

Fernando Alba, junto a su escultura apilada. MARA VILLAMUZA

El gobierno local busca emplazamiento para la escultura "olvidada" del artista Fernando Alba. Una obra que está apilada en un almacén municipal del Parque de Invierno y que el Ayuntamiento retiró hace 25 años de la plaza Lago Enol de Ventanielles durante los planes de choque de reurbanización del lugar y a petición de grupos vecinales que se quejaron de la supuesta peligrosidad de las planchas de hierro que componen la estructura. El autor, respaldado por la Asociación de Artistas Visuales de Asturias (AVAA), tenía concertada una cita el 26 de este mes con el alcalde, Alfredo Canteli, y el concejal de Cultura, José Luis Costillas, para alcanzar un acuerdo y armar de nuevo la escultura en un lugar despejado y espacioso, adecuado para sus grandes dimensiones. Sin embargo, debido a la cuarentena por el coronavirus, las partes fijarán una fecha alternativa lo antes posible.

Alba apuesta por que su obra se instale en el barrio de Llamaquique, en concreto en el entorno de los Juzgados de lo social (la zona verde entre los Juzgados y el paso de peatones). "No hay otro sitio posible en Oviedo dado los condicionantes de tamaño. Pero estoy bastante cansado de falsas promesas. Espero que en esta ocasión se solucione". El artista hace referencia implícitamente al anuncio que el anterior equipo de gobierno tripartito hizo hace dos años sobre el futuro de su escultura. El entonces alcalde, Wenceslao López; el exconcejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos; la antigua edil de Infraestructuras, Ana Rivas; el arquitecto Jovino Martínez Sierra y técnicos municipales visitaron el emplazamiento de Llamaquique en septiembre de 2018 con el propio autor de la obra. Aseveraron que el montaje de la escultura se haría con cargo a una partida de 70.000 euros incluida en los presupuestos municipales, aunque el precio final de la instalación aún no se había calculado y la fecha final de la instalación estaba en el aire. Sin embargo, lo que sí trascendió es que el arquitecto Martínez Sierra diseñaría la base sobre la que se iba a asentar la escultura, una estructura de 34 toneladas. La escultura se colocó en 1988 y tras retirarse estuvo primero almacenada en el matadero, en Pontón de Vaqueros y ahora en el Parque de Invierno.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats