Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Visiones De Ciudad

Oviedo desde sus barrios

Pumarín, que fue una aldea humilde dentro de la ciudad, acoge ahora gentes de otras tierras que conviven con lugareños de toda la vida

Oviedo desde sus barrios

Oviedo desde sus barrios

Viví treinta años en Pumarín y ahora llevo casi veinte en Ventanielles. Sin embargo, después de tanto tiempo, aún hoy, cuando pienso en mi barrio, siempre me voy al primero. Mi casa (que es y será la casa de mis padres por tantas cosas), mi colegio y la parroquia,

Pumarín era una aldea humilde dentro del mi Oviedín donde cada uno sabía de su vecino, de sus alegrías y sus penas, de sus andanzas laborales y de los estudios de sus hijos, de proyectos que triunfaban y de los que fracasaban. Formaba parte de una ciudad que olía a vida, a comida recién hecha, a ropa limpia ondeando en los tendales, a pan de obrador. En un tiempo en el que la radio era la banda sonora en los patios de luces, en donde las madres y los padres soñaban con que los suyos tuvieran más y mejores oportunidades. Una época que transcurría apacible y tranquila, tan tranquila como lo puede ser la vida de una niña que despierta al mundo.

Así pasaba en una España que nacía a una nueva era. Una sociedad vulnerable a los cambios que se fue haciendo fuerte y creciendo a medida que transcurrían los años y que en estos días, y en forma de bofetada, ha recuperado toda su fragilidad. Un virus desconocido, aunque mediáticamente anunciado por activa y por pasiva (un "que viene el lobo" al que no dimos el crédito necesario), ha venido a instalarse entre nosotros y a golpe de decreto ha roto nuestras rutinas, imponiéndonos hábitos y ritos impensables hasta ahora, limitando nuestras vidas y diseñando nuevas costumbres. Quién nos iba a decir que una sociedad como la nuestra iba a tener que revisar sus normas acerca del contacto físico... aunque, bueno, nunca es tarde para aprender a respetar el espacio vital del otro.

Este panorama de estos últimos días me ha devuelto a casa, junto a mis padres. Me he trasladado allí, a mi Pumarín, a mi barrio de toda la vida; con ellos, que siguen viviendo en el mismo lugar en el que hace ya cincuenta y un años, recién casados, iniciaron su periplo juntos. Una familia, una promesa de futuro y así hasta hoy, sumando siempre. Me ha tocado regresar al nido, colaborar con la intendencia y protegerlos en la medida de mis escasas posibilidades, devolverles un poco de lo que me han dado, vivir la cuarentena en un cautiverio compartido a tres bandas en el que solo yo tengo salvoconducto, de momento. Al regresar, desde la ventana de la que fue mi habitación, he visto un barrio que, tras el proceso de transformación que ha vivido en los últimos años, no tiene nada que ver con el que yo miraba a través de esos mismos cristales hace dos o tres décadas. Mientras los jóvenes fuimos abandonando el hogar de nuestros padres para formar los nuestros, Pumarín fue cambiando al ritmo que lo hacía el resto de la ciudad. Poco a poco, se fueron desmantelando aquellos cuarteles y las vías del tren, sacando cosas y metiendo otras en un nuevo concepto de ordenamiento urbano, reinventándonos, pero intentando conservar una atmósfera de familiar acogida, la esencia misma del "ser de barrio". Hoy el lugar en donde crecí y alimenté mis sueños está habitado por personas procedentes de otras tierras que conviven con los lugareños que llevan toda la vida parapetados en esta fortaleza; los negocios de antaño han ido dando paso a nuevas fórmulas de negocio.

En este confinamiento impuesto, días extraños y complicados, días de soledad, en las calles se ha instalado el silencio. Un silencio propio y ajeno que puede escucharse, casi palparse. Si bien no tiene nada que ver con nosotros, ansiosos de gritar a todo el que quiera escucharlo que "¡ESTO TAMBIÉN PASARÁ!", dicho silencio nos invade y preocupa. Los vecinos se evitan, pero no pueden dejar de saludarse desde lejos, sin acercarse, ni tocarse, enviando con miradas y palabras sus mejores deseos y el firme convencimiento de que pronto volveremos a estar juntos. Lo virtual ha venido para quedarse, y esta vez no es en sentido figurado. Hablar de acera a acera y de ventana a ventana, interesándonos unos por otros, nos ha devuelto ese sentimiento de vecindad que habíamos perdido en algún momento. Aprovechamos el aplauso a nuestros sanitarios, cita puntual a las 20.00 horas, para preguntar por el otro y desear que pase un día más, que es uno menos de encierro.

Hoy Pumarín, como una pieza más de ese puzle llamado mundo, refleja el tiempo que nos ha tocado vivir. Un tiempo para reflexionar sobre tantas cosas. Ojalá sirva para conocer a qué no estamos dispuestos a renunciar y qué peajes estamos dispuestos a pagar por vivir como vivimos. Ojalá aprendamos mucho en estos días de empatía y de resiliencia, de compartir y no de competir, de por qué algunos tienen que echarse a la calle sí o sí para llenar una soledad que les pesa como una losa. Ojalá este virus nos haga crecer como personas y como sociedad. Quiero creer que va a ser así y yo, que, como Bevilacqua, soy una optimista contumaz, estoy segura de que ganaremos entre todos. Ayudándonos, como antiguamente nos ayudábamos en aquellos patios de luces.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats