24 de marzo de 2020
24.03.2020
La Nueva España

El peluquero Manuel Mon entrega al centro de salud La Ería batas y más de 300 mascarillas hechas con toallas de celulosa

"Soy consciente de que no están homologadas, pero mejor protegerse con ellas que con una bufada o pañuelo", dice el estilista

24.03.2020 | 16:42
Sergio García entrega mascarillas y batas al coordinador del centro de salud de La Ería, Félix Muñoz, y a la enfermera, María José Roces.

El peluquero Manuel Mon se ha sumado a la causa sanitaria con la entrega al centro de salud de La Ería (Oviedo) de más de 300 mascarillas y batas hechas con material de sus propios establecimientos. En concreto, toallas desechables de celulosa. La hermana del estilista, Mónica Mon, las confecciona en su casa con una máquina de coser.

Desde que cerrase sus dos locales forzosamente (uno en la calle Real Oviedo y otra en Manuel Pedregal), el propietario se dio cuenta de que el stock de usar y tirar podría servir para abastecer a los centros sanitarios durante el estado de alarma, así que se asesoró. "Mi pareja es doctor en Bioquímica y trabaja haciendo análisis clínicos. Me explicó cómo eran las mascarillas y que quizás la celulosa de las toallas de lavar cabezas podrían servir. Soy consciente de que no están homologadas, pero mejor que taparse la boca con una bufanda o un pañuelo, son. Mi hermana las hace de doble capa".

Una clienta médico le ayudó después a buscar el lugar idóneo para donar las mascarillas y las batas. A los pocos días recibió una llamada del HUCA diciéndoles que donde más falta hacía el material era en el centro de salud de La Lila y en el de La Ería. Finalmente, fie ese último el elegido.

Mon, que fue reconocido en 2017 con el premio al Peluquero Español del año y fue finalista en la categoría de Vanguardia de los premios Fígaro, delegó la entrega del material en un empleado de confianza, Sergio García, porque él es una persona de riesgo si contrae el coronavirus. Toma una medicación específica para la hipertensión que le hace especialmente vulnerable. Aún así, está al pie del cañón en la gestión de las mascarillas. "Una clienta me llamó ayer para decirme que los empleados de un supermercado de la calle Valentín Masip trabajaban sin mascarillas, por lo que una parte del material que dimos para el centro de salud lo entregamos en el super".

El peluquero mantiene a una plantilla quince empleados que estos días mantienen en parte su actividad al recibir formación. "Subo tutoriales a internet para que los sigan. Nuestro deber es estar a la última en peluquería y también en medidas de higiene y seguridad", explica Mon, que además ha pensado hacer un descuento del 50 por ciento de descuento en su peluquería a los trabajadores sanitarios que acudan por primera vez. Una medida que mantendrá un mes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído