Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ALFREDO CANTELI | Alcalde de Oviedo

"La mejor política social es dar empleo a las familias, no limosnas"

"Animo a que, cuando lo permitan, salgamos a consumir en Oviedo" l "Pido a la hostelería que sea modélica, queremos ver mascarillas, un vaso de sidra para cada uno, que no esté cutre"

Alfredo Canteli: "Queremos que Oviedo sea un modelo de recuperación económica y empresarial"

Casi nadie entra ni sale de la casa del alcalde de Oviedo. Confinado desde que empezó la pandemia, desde su chalé del Naranco, Alfredo Canteli (Teverga, 12 de agosto de 1946) despacha con su equipo por videoconferencia, mantiene el contacto con hijos y nietos y confía en que más antes que después él y todos los ovetenses puedan volver a salir a la calle a levantar la ciudad tras la crisis sanitaria, con consumo y obra pública.

-Un mes de encierro. ¿Cómo van las cosas?

-Yo soy inquieto y me gustaría más estar en el Ayuntamiento que aquí metido, pero estoy muy contento del trabajo del equipo de gobierno. El Ayuntamiento no paró en ningún momento. Unos están trabajando en casa y otros, los que son imprescindibles, allí. Pero hemos seguido atendiendo al público, aunque fuera de forma un poco restringida. También está el enorme trabajo de la Policía, de bomberos, del personal sanitario, de todos nuestros trabajadores de los servicios municipales. No paramos y eso se notará, porque estamos haciendo mucho y no por casualidad.

-¿Qué quiere decir?

-Que fuimos avanzados a la hora de tomar decisiones. Ya el día 11 establecimos distancias para atender al público. Dos días antes del estado de alarma cerramos ya todos los teatros, centros sociales y bibliotecas. Fuimos pioneros en dejar de cobrar el autobús para que los viajeros pudieran entrar por la puerta trasera, se quitó la ORA. Y lo del baldeo de calles para desinfectar fue muy importante, y lo hemos ido incrementando. Me llamó un amigo el otro día para decirme que por delante de su casa habían baldeado ya tres veces en el mismo día. En Oviedo fuimos bastante a tiempo dentro de una situación nacional en la que íbamos con demora, ahí se llegó como unos 15 días tarde.

-¿Se podía haber hecho de otra forma?

-Posiblemente, usted o yo no, pero un Gobierno de la nación, con tantos asesores como tienen? Era su obligación darse cuenta de que estaba pasando algo muy grave. Cuánto no habrá traído esa gente que dejamos ir a los Carnavales a Italia. Decían que era una pequeña gripe y ahora lo estamos pagando. Quinientos y pico muertos diarios?

-¿Y ahora qué? ¿Cómo afrontará Oviedo la vida después del virus?

-Nos preocupa mucho, en especial la situación social y la económica. Ya pusimos en marcha programas como "Oviedo contigo", con medio millón de euros. Habilitamos las tarjetas monedero para los niños de las becas comedor. Y estamos repartiendo alimentos con dos empresas privadas y protección civil a los que necesitan nuestra ayuda. Estamos preocupados por el bienestar de los ovetenses porque va a ser muy duro, y en especial para los autónomos, los comercios, la empresa en general. De ahí que nuestra obsesión sea dar con un modelo de recuperación del empleo. Ayudar al parado es importante, pero darle un empleo, mucho más. A la vez, queremos ayudar a que los empresarios, sean del nivel que sean, recuperen su actividad. Por eso animo a que tan pronto como nos lo permitan salgamos a la calle, consumamos en Oviedo y ayudemos a levantar esas empresas. Porque si no tenemos empresas, no tenemos dinero.

-¿En qué planes se va a concretar todo eso?

-Hay que pensar que el presupuesto que aprobamos en febrero ya no es el que necesita Oviedo. Habrá dinero en Festejos o Cultura que podemos destinar a fines sociales o de reactivación económica. Algunas medidas ya están en marcha. Vamos a ayudar a los autónomos, a la hostelería no les cobraremos la tasa de terrazas. El esfuerzo va a ser grande.

-¿Cómo de grande, cuánto dinero?

-Todo lo que la legislación nos permita. Tenemos un remanente muy importante y hay que destinarlo no solo a las ayudas directas, sino también a generar obra. Pero necesitamos que liberen esos remanentes, que es dinero de la Administración local. Que en ningún caso se les ocurra tocar eso, porque es de los ayuntamientos. Porque dinero, tenemos. Y destinarlo, por ejemplo, a una actividad de construcción, de arreglo de la ciudad, todo eso da empleo. La mejor política social es darles un empleo a las familias que no lo tengan, Debe ser muy duro estar en casa sin poder trabajar y pendiente de que te den una limosna, llámelo una ayuda.

-¿Habla de adelantar las obras que ya estaban previstas?

-Hay obras muy importantes, la de recuperación de la plaza de toros, la de las canchas cubiertas de atletismo, el Palacio los Deportes?

-Hay otros sectores que no viven de las obras.

-En ese aspecto, y yo me incluyo, todos tenemos miedo de salir a la calle, pero tenemos que quitarlo. Hay que salir a la calle pidiendo que la hostelería sea modélica. Que cuando vayas a un sitio te sientas a gusto. Los que sean líderes, estarán llenos. Los que pretendan dar el servicio como antes, no van a tener éxito. Tienen que adaptarse. Queremos ver mascarillas, que cada uno toma sidra en su vaso, queremos volver a Gascona pero que no esté cutre. Cuando veamos eso, la confianza surgirá otra vez.

-Cuando habla de desviar fondos de Cultura y Festejos, ¿a qué se refiere? ¿Cómo se podrá reactivar ese sector? ¿Qué va a pasar con la Ópera?

-Se suprimieron muchos actos, muy costosos, y hay una bolsa de dinero que hay que reconducir para las necesidades del municipio, que no se parecen en nada a las que eran antes. Nosotros, de momento, estamos suspendiendo zarzuelas. La ópera es para septiembre, faltan cinco meses y en este momento desconozco qué pasará. La ilusión es que Oviedo tenga su ópera y también su San Mateo.

-¿Ve factible los grandes conciertos de las fiestas en septiembre?

-Una cosa es mi deseo y otra la realidad, pero vamos a tener la ilusión. Hay que ser positivo. Sería otro desastre para la hostelería.

-¿Cómo está siendo la relación con las otras administraciones?

-Ágil. Con Barbón hablo muy a menudo, con la Delegada del Gobierno, con el consejero de Sanidad. Pero al final necesitamos que se acuerden de que tenemos que empujar todos juntos. En ese sentido, estamos esperando a que el Gobierno regional y el de la nación aparezcan. Porque nosotros llegamos hasta donde llegamos, pero el gobierno tiene que estar ahí. Iban a venir fondos. No sé dónde llegaron. ¿A la calle Fruela? A nosotros, no, Y eso duele. Las entidades locales necesitamos ayuda, y esa ayuda no acaba de surgir.

Compartir el artículo

stats