Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Monteserín se queda de piedra

El autor publica "El busto es mío", un libro en el que recopila fotografías suyas con estatuas de 301 escritores en los cinco continentes

Monteserín se queda de piedra

Monteserín se queda de piedra

El escritor Pepe Monteserín cumplió hace más de dos décadas con uno de los ritos que todo viajero amante de la literatura tiene que cumplimentar en un viaje a Lisboa, fotografiarse con la estatua de Fernando Pessoa en la terraza de la cervecería A Brasileira. Se sumaba la instantánea a aquella que se había hecho cuando se iba a estudiar para aparejador en Canarias y recorrió con sus padres la Ruta de la Plata. En una parada en Medellín (Badajoz), el entonces estudiante se fotografió con una estatua en recuerdo de Hernán Cortés.

Con el paso de los años el aparejador se convirtió en escritor y el estudiante en viajero. Las fotografías siguieron y ahora Monteserín las recopila en el libro "El busto es mío" (Luna de Abajo) que verá la luz a principios de junio. Las circunstancias actuales hacen el que volumen, "de 826 páginas y 2,5 kilos de peso", lo distribuya directamente el autor. "Es un proyecto complejo, muy personal y muy caro, así que en esta ocasión no me puedo permitir pagar los canales de distribución por los que han circulado mis otras novelas", apunta el autor.

Elios Pandiella, el editor, resume la obra como "el Escorial literario" de Monteserín. El autor prefiere calificarlo de "testamento literario". Todo porque el "librito" en cuestión le ha costado 7 años de trabajo y muchos miles de euros de viajes.

"El busto es mío" es un recorrido por la literatura universal, pero también un libro de descubrimientos. El autor muestra las fotografías que durante años se tomó con escritores inmortalizados en estatuas a lo largo de todo el mundo. "A algunos de ellos no los conocía de nada, pero al ver las estatuas durante mis viajes me interesé por su obra", explica Monteserín, que acompaña cada una de esas fotografías con un texto "que puede hablar del escritor en cuestión, de su obra, o de nada, simplemente recordar mi experiencia en la ciudad en la que se encuentra la estatua", dice el autor.

Reconoce que la obra, por lo voluminoso, lo trabajoso y lo heterogéneo, "es un poco locura" y que el proyecto le generó, como cualquier empeño literario, por otra parte, "cierta obsesión". La idea comenzó con la intención de recopilar 50 fotografías, luego se pasó a 100 y acabaron siendo 301 escritores los que están reflejados en la obra, todos con su correspondiente fotografía en la que en muchos casos el propio Monteserín se encarama a la estatua del literato haciendo así también homenaje a su pasión por la escalada. Vamos, que se encarama al regazo de Dostoievski o Gogol o le pone sus gafas a Ken Follet como si de un Woody Allen literario se tratara.

Nunca tuvo problemas con la Policía pese a hacer alguna travesura para lograr la fotografía. Su esposa, sus familiares, sus amigos, peatones desconocidos o hasta guardas de museos son los colaboradores necesarios del libro, son los autores de las fotografías.

Lógicamente, en el libro aparecen un buen número de autores asturianos, como el Padre Galo, pero también se va a lo muy lejano como el propio Jesucristo. Monteserín concede que "no era escritor, aunque en la Biblia dice que una vez escribió una frase con su dedo sobre la arena de la playa, así que ágrafo del todo no era", pero subraya "toda la literatura que se ha generado a su alrededor".

El único criterio para aparecer en el libro es que el autor se tomase la fotografía. Lo hizo con Rosalía de Castro en La Coruña. En una primera ocasión tomó la foto ya de noche, así que luego programó otro viaje a Galicia para repetir la instantánea con mejor luz.

La obra es, en suma, un catálogo de escritores de todo lugar y todo tiempo, pero también un libro de viajes o una colección de textos en los que Pepe Monteserín reflexiona de esto y de aquello, de la literatura o de esos viajes.

"Un trabajo muy enriquecedor pero también muy agotador" que Monteserín pondrá a disposición de sus lectores en las próximas semanas.

Compartir el artículo

stats