16 de junio de 2020
16.06.2020
La Nueva España

Oviedo estudia cerrar al tráfico el paso de Independencia a Tito Bustillo por la Losa

Vecinos y hosteleros aplauden la esperada peatonalización de la avenida Fundación Príncipe de Asturias, sin coches desde ayer por la mañana

16.06.2020 | 00:54
Oviedo estudia cerrar al tráfico el paso de Independencia a Tito Bustillo por la Losa

"Hace ya años que se debería haber tomado una medida que veo muy positiva para los que vivimos aquí y para el resto de los ovetenses. La verdad es que me parece fenomenal". Esta reflexión de Olegario Martínez, un jubilado que ayer se daba una vuelta por la zona junto a su esposa, Dolores Torres, resume a la perfección la excelente acogida que ha tenido en la Losa y su entorno la peatonalización de la avenida Fundación Príncipe de Asturias, desde la glorieta del viaducto Ingeniero Marquina hasta la plaza de la Libertad. Una vez cerrada al tráfico esta arteria urbana -con carácter inicialmente provisional, aunque con clara vocación de definitiva- los técnicos municipales están estudiando ahora si se aplica idéntica medida para el eje que cruza la Losa desde la calle Independencia hasta las de Peñasanta de Enol y Tito Bustillo. Resulta bastante más complicada de cara a la ordenación del tráfico en ese ámbito de la ciudad de lo que supone la recién estrenada peatonalización de Fundación Príncipe de Asturias, vía que tiene un nivel de circulación muy reducido y carece de espacios de aparcamiento.

La calle de la Losa quedó cortada al tráfico a las once de la mañana, después de que agentes de la Policía Local colocaran barreras móviles en ambos accesos. Como en el resto de vías afectadas por este proceso de peatonalización, incluido dentro del proceso de reactivación de Oviedo ante el covid 19, sí está permitido el paso del transporte público y la carga y descarga a primera hora de la mañana.

Previamente a la peatonalización de ayer, el Gobierno municipal ya cerró al tráfico varias calles del entorno del Antiguo y del Campo San Francisco. Así, en una primera actuación dejó sin coches el eje que va desde la calle Argüelles hasta el entronque de Fruela con el Rosal, a través de Ramón y Cajal, Riego y Pozos. Después, les tocó el turno a la propia Fruela y a la parte del Rosal que va hasta la intersección con las calles Martínez Marina y Cabo Noval. En estudio por parte de los técnicos municipales permanece ahora aplicar este plan a las calles Martínez Marina, Cabo Noval, un segundo tramo del Rosal y Quintana. La intención inicial era que, a partir de estas nuevas peatonalizaciones, la calle Santa Susana pasase a ser peatonal desde la plaza de San Miguel hasta Marqués de Santa Cruz. La decisión final todavía está a expensas de varios informes.

Si una de las cuestiones sobre las que el equipo de Gobierno que lidera Alfredo Canteli quiere tomar la decisión sobre si las peatonalizaciones se van a hacer definitivas es la valoración de los vecinos, ya puede darse prácticamente por hecho que los coches no van a volver a la avenida Fundación Príncipe de Asturias. La opinión favorable, tal y como pudo comprobar ayer LA NUEVA ESPAÑA, es prácticamente unánime entre vecinos y hosteleros. Pedro García, que regenta un café en la zona, estima que la peatonalización va ser beneficiosa para los vecinos y también para su sector. "Era una calle con poco tráfico y ahora se da la posibilidad de que haya más familias", apunta, para destacar también que el hecho de que no haya aparcamientos es otro motivo más para erradicar vehículos. Victoria Pérez, que reside en la zona, también lo tiene claro. Si por ella fuera la medida se quedaría para siempre. "Ya se tenía que haber tomado antes", señala.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook