17 de junio de 2020
17.06.2020
La Nueva España

A juicio por acosar con cientos de mensajes a una compañera

La Fiscalía pide un año para el acusado, que forzaba encuentros fortuitos con la mujer en la empresa donde trabajaban, en Oviedo

17.06.2020 | 00:57
A juicio por acosar con cientos de mensajes a una compañera

L. Á. VEGA

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita un año de cárcel para un hombre que acosó a una compañera de trabajo durante meses para tener una relación, llegando a mandarle más de 200 mensajes por diversas redes sociales.

Los hechos se remontan al 17 de marzo de 2018, cuando la víctimacomenzó a trabajar en una nave en la calle Almacenes Industriales de Oviedo. Desde el principio, el acusado le ofreció su ayuda para toda cuestión relativa al trabajo, por lo que ambos mantuvieron una relación fluida, pero pasadas apenas dos semanas, el acusado comenzó a dirigirle insinuaciones con la finalidad de mantener con ella una relación, propuestas que fueron rechazadas en todo momento por la mujer, que llegó hasta el punto de tener que retirarle la palabra.

El acusado comenzó entonces lo que la Fiscalía describe como "una actitud de seguimiento persistente y reiterado". En la práctica, empezó a acosarla a través de la rede mensajería Whatsapp, con mensajes de reproche sobre su cambio de humor. Le recriminaba que le pusiera mala cara y utilizaba expresiones insultantes. Además, le decía lo mal que le sentaba imaginarse que pudiera estar besándose con otro.

Cuando la mujer bloqueó al acusado (llegó a recibir 127 mensajes entre el 29 de mayo y el 25 de julio), él optó por comunicarse por otra red social, Instagram, enviando otros 25 mensajes entre el 10 de junio y el 28 de julio, en los que le pedía que lo desbloqueara y volvieran a tener risas y confianza. Por mensaje de texto entre teléfonos móviles le mandó 48 envíos entre 10 de junio y el 21 de julio, insistiéndole en quedar para tomar un café.

También la llamó por teléfono 17 veces entre el 7 de abril y el 20 de julio, haciendo caso omiso a las reiteradas peticiones de la mujer de que la dejara en paza. Además, le tocaba la cabeza o el hombro y la empujaba levemente por los pasillos de la empresa, para luego disculparse alegando que había sido sin querer. Además, la esperaba habitualmente a la salida e insistía en llevarla a casa en coche tras el trabajo, a lo que la mujer se negó siempre.

Tal era el acoso al que fue sometida la víctima que tuvo que cambiar hasta cuatro veces su ruta de regreso a casa, buscando siempre zonas concurridas por temor a que el acosador la siguiera. Hasta pidió a una amiga que la acompañara. Tuvo que tratarse de ansiedad en agosto de 2018 a consecuencia de la situación y terminó denunciando un mes después.

Orden de alejamiento

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de coacciones del artículo 172 ter 1, 1ª y 2ª y 4 del Código Penal. Y solicita que se condene al acusado a un año de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, prohibición de aproximación y de comunicación por cualquier medio con la víctima durante 3 años. La prohibición de aproximación impediría al acusado acercarse a menos de 500 metros de la mujer a la que estuvo acosando, de su domicilio, lugar de trabajo y cualquier otro que sea frecuentado por ella. También incluye el pago de las costas.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a la víctima con 3.000 euros por el daño moral sufrido, más los intereses legales correspondientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído