Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad confinada, paseada en imágenes

El vicerrector Francisco Borge reivindica la vigencia de la Extensión Universitaria en la inauguración de la muestra de Rob Loren

Público visitando la exposición.

Público visitando la exposición. JULIÁN RUS

"El mensaje de esta exposición son las propias fotografías de las calles vacías". Así lo expresó ayer el artista visual Rob Loren, durante la inauguración de la muestra "La ciudad confinada", que quedó abierta hasta el próximo 30 de agosto en el Claustro Alto del Edificio Histórico de la Universidad.

Loren, que reside en el Oviedo antiguo, aprovechó las escasas salidas en las semanas de confinamiento para plasmar la realidad de la capital sin gente, y para captar el alma de la ciudad que tuvo la oportunidad de replegarse sobre sí misma, antes de volver a abrirse a la vida que ya bulle por todos los rincones. "Cuando salía para ir a la farmacia o a comprar comida siempre llevaba la cámara, algo que suelo hacer habitualmente", indica Loren, con una importante carrera internacional, y recientemente premiado en Suiza.

"Agradezco mucho a la Universidad el esfuerzo que ha hecho para montar esta exposición y entender el concepto de las fotografías. Es un verdadero orgullo exponer en el corazón de mi ciudad", indicó el fotógrafo.

Los elogios al trabajo de Loren también llegaron por parte de Francisco Borge, vicerrector de Extensión Universitaria, que aprovechó el acto, al que también acudió la gerente de la Universidad, Ana Caro, para reivindicar la vigencia de la Extensión Universitaria, fundada en la Universidad de Oviedo hace más de cien años. " La cultura ha sido uno de los agarraderos que hemos tenido en estos meses: todos hemos aprovechado para leer libros y disfrutar de otras actividades en casa, pero luego es siempre la gran olvidada y no podemos permitir que eso ocurra", indicó el vicerrector.

Francisco Borge también destacó la importancia del trabajo realizado por Loren y la trascedencia que tendrá con el paso del tiempo, que a su vez, se mostró muy contento por el apoyo de la institución académica ovetense a los artistas locales, en este caso, en él mismo.

"Yo llevo la cámara en el alma y habitualmente suelo capturar momentos sin gente; lo que he hecho en el confinamiento es un poco lo mismo". señaló Loren, cuyo nombre real es Roberto Lorenzo. "En esas fotos la vida estaba detrás, que no se nos olvide", señaló Borge, que dejó la puerta abierta a nuevas colaboraciones con el artista.

Rob Loren, que también pasa parte del año en Ibiza, es hijo del fotógrafo Luis Lorenzo García, que firmaba como Lorengar y de María Luisa Brañanova, que fue dos veces Miss Asturias y trabajó como modelo para el modisto Pertegaz. El ambiente artístico que respiró en su casa desde niño ha sido fundamental a la hora de desarrollar su vocación. "Nos educaron en la cultura europeísta y eso ha sido clave", señala.

El padre de Loren fue un niño de la guerra que creció en Francia, su otro hermano fue enviado a Rusia, donde la familia le perdió la pista. Cuando regresó a Oviedo conoció a María Luisa Brañanova, una auténtica belleza de la época, y el flechazo fue casi instantáneo.

Artista multidisciplinar, profesor e investigador audiovisual, Loren trabaja como "freelance" en proyectos de diseño, fotografía, vídeo y multimedia y ha participando como Vj (Rob Loren) en algunos de los festivales más importantes de España.

Sus proyectos personales en Av. Studio Home entroncan con el metadiseño o fusión de diversos oficios y acciones de diversos campos como el diseño, la fotografía, la videocreación, la música o el teatro, característico de la perfomance audiovisual. "En estos meses he puesto en marcha una tienda online que está funcionando muy bien; es reconfortante ver cómo la gente se interesa en internet por comprar fotografías. algo que tal vez en una galería de arte sería más difícil", explica.

Confiesa que una de las fotografías que más le gusta, entre todas la que forman la exposición, es la de las ventanas enrejadas de una torre de Ibiza en la que se aprecia el contraste entre el interior y el exterior. "Para mí simboliza perfectamente lo que supone el encierro", asegura.

La imagen que cierra la muestra es una persona cubierta con un burka, con un amplio contenido simbólico. Loren se graduó en Diseño Gráfico en la Escuela de Artes de Oviedo y en Diseño Asistido por Ordenador en la Escuela de Ingeniería y Diseño de Llanera, especializándose posteriormente con cursos como el Authorized Training Center (ATC) de Apple en Ceca Multimedia de Madrid. Su trayectoria profesional comenzó en 1990 y ha estado inseparablemente unida al ámbito de los nuevos medios digitales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats