19 de julio de 2020
19.07.2020
La Nueva España

Los bomberos rescatan a un perro que llevaba días encerrado en un balcón

La Policía denunciará por maltrato animal y el cachorro ha sido trasladado ya al albergue

19.07.2020 | 02:11
Los bomberos rescatan a un perro que llevaba días encerrado en un balcón

Hasta tres noches llevaban los vecinos de la calle Gloria Fuertes en Oviedo escuchando los gritos de un cachorro de cinco meses; y aunque es verdad que los ejemplares de olde english bulldogge no saben ladrar y son muy escandalosos, detrás del aullido de "Chapo" había algo más que su raza. El animal llevaba días encerrado en un balcón, durmiendo entre sus excrementos. Ayer al mediodía los bomberos lo rescataron y fue trasladado al albergue municipal de animales. Mañana la Policía pondrá una denuncia por maltrato animal.

Los gritos de "Chapo" llevaban varios días alarmando al vecindario. Constaban varias llamadas a la Policía y dudas en el barrio sobre si sería algún ejemplar de una clínica canina próxima. Las denuncias telefónicas se intensificaron en la noche del viernes al sábado y ayer al mediodía Bomberos y Policía acudieron al rescate del animal. No pudiendo localizar a los dueños y ante el evidente mal estado en que se encontraba el perro, accedieron por autoescalera al balcón y pudieron llevarse a "Chapo" por una ventana, sin tener que forzar la vivienda, explican fuentes policiales.

En el albergue municipal pudieron certificar su raza, una mezcla que está en un limbo legal respecto a su clasificación como perro potencialmente peligroso, que se llamaba "Chapo", tenía cinco meses y con chip dado de alta en Andalucía.

Un examen al "cachorrón", como lo describía ayer personal del albergue, evidenció los signos de abandono: uñas, cuerpo y hasta hocico sucios de excrementos, señal de que no tenía ni un pequeño espacio limpio en el balcón donde estaba encerrado. En el albergue también pudieron observar que tenía las orejas recortadas, pese a que este tipo de mutilaciones están ya prohibidas por ley.

Fuentes del área de Seguridad indicaron que la dueña llamó a la Policía para saber qué había pasado con su perro negando, supuestamente, que estuviera desatendido. La cuestión la tendrá que dirimir un juez una vez que la Policía, tras recabar toda la información necesaria, formule, como la correspondiente denuncia por maltrato animal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído