19 de julio de 2020
19.07.2020
La Nueva España

Oviedo despide a Pedro Pisa, "un ingeniero brillante con un gran amor por la historia"

Decenas de amigos y familiares asisten al funeral del que fuera consejero delegado de la empresa Ceyd, fallecido el viernes a los 53 años

19.07.2020 | 02:11
Asistentes al funeral por Pedro Pisa, frente a la iglesia de San Isidoro. EN el recuadro, Pedro Pisa.

Decenas de amigos y familiares acudieron ayer a la iglesia de San Isidoro para despedir al ingeniero Pedro Pisa Menéndez, que falleció el viernes a los 53 años de edad. Durante sus 30 años de trayectoria en la construtora Ceyd -su padre fue uno de los fundadores de una firma que llegó a tener 400 empleados en Asturias- ocupó el cargo de consejero delegado de la empresa. "Era un amante de las estrellas que pensó que iba a estudiar astronomía pero al que luego la vida llevó a hacer Caminos, Canales y Puertos. Pero en realidad era un amante del saber en general, de la historia... Era un ilustrado", decía su mujer, María Eyaralar.

Pedro Pisa, que también fue vocal del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Asturias, deja además seis hijos y otras trayectorias fuera de su profesión.

Entre las obras de Pedro Pisa que van a quedar para el recuerdo destaca la reforma del balneario de Las Caldas. "Hizo un gran trabajo en el edificio Aquaxana, donde recreó el Panteón de Agripa. Era un amante de la historia de Roma, pero sobre todo le gustaba estudiar la red de caminos antiguos y publicó varios libros sobre la red de caminos de Asturias", señalaba ayer su viuda. "Era una persona maravillosa. Yo lo conocí yendo de monte. Caminamos, caminamos y al final hicimos un camino juntos y formamos una familia".

Entre los últimos estudios de Pisa, que son muchos y variados, figura uno sobre el camino de peregrinos entre Covadonga y Santo Toribio de Liébana. "Estoy segura de que a Pedro le haría muy feliz que alguien siguiera adelante con ese estudio al que tantas horas le dedicó", concluía Eyaralar.

"Fue un ingeniero brillante cuya afición a la historia era más fuerte que a la ingeniería y a la empresa. Una persona cordial amigo y compañero", aseguraba Ignacio Latierro, ingeniero municipal y nuevo director general del área de Infraestructuras del Ayuntamiento, que ayer también estuvo en el funeral para despedir a su amigo. "Era un gran profesional en lo suyo, pero sin duda su gran afición era la historia. Tiene varios libros publicados sobre el camino de Santiago, las calzadas romanas y sobre historia de la ingeniería, entre otras cosas. Un gran estudioso".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído