Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CARLOS HEVIA-AZA | COACH EDUCATIVO, NUEVO COORDINADOR PEDAGÓGICO DE SECUNDARIA Y BACHILLERATO DEL COLEGIO SANTA MARÍA DEL NARANCO

"Ahora lo esencial es enseñar a los alumnos a tomar decisiones"

"La enseñanza es presencial o no es; educar no es solo instruir, debemos dar a los niños andamiajes emocionales"

Carlos Hevia-Aza. LNE

El profesor Carlos Hevia-Aza (Mieres, 1971), coach educativo, especialista en innovación, presidente de "Emoción en acción" y nuevo coordinador pedagógico de Secundaria y Bachillerato del colegio Santa María del Naranco, asegura que el nuevo curso, repleto de incertidumbres y novedades, plantea un reto apasionante para poner en marcha nuevos métodos de enseñanza. Hevia-Aza está convencido de que es el momento de enseñar a los alumnos a tomar decisiones de forma correcta.

- Termina el mes de julio y aún no se atisba claridad sobre el inicio de curso...

-Hay muchísima incertidumbre. Una de las cosas que tenemos que hacer los docentes es enseñar a los estudiantes a gestionar esa escasez de certezas. Ahora mismo se nos plantean varios escenarios.

- Que son...

-Uno de ellos es tratar de hacer lo mismo y dar las clases como hasta ahora, pero con más cuidado. Otra hipótesis es intentar diferenciar cosas que pueden hacerse de las que no: por ejemplo, cambiarse en los vestuarios en las clases de Educación Física. Otra posibilidad estriba en hacer grupos más pequeños e implantar un modelo burbuja, que a mí personalmente no me convence.

- ¿Supondría separar a unos niños de otros y cortar toda interrelación?

-Claro. Los miembros de un grupo no podrían jugar en el patio con otros. No lo veo factible. De todas formas, esto no es solo una cuestión pedagógica, al final será lo que decidan las autoridades sanitarias. En cualquier caso, pienso que existen otras formas de hacer las cosas. Por ejemplo, si la ratio por aula son 20 y tenemos 25 niños, pueden habilitarse espacios amplios y rotar a los alumnos por semanas. Los que no tuviesen cabida en el aula seguirían las clases de forma telemática. Eso evitaría que los niños se quedasen en casa.

- Las autoridades educativas insisten en mantener el modelo presencial a partir de septiembre. ¿Lo ve factible?

-La educación es presencial o no es. Me gusta diferenciar educación de instrucción, que sí es perfectamente posible de forma telemática. Con la pantalla puede prepararse a los alumnos técnicamente y darles una serie de conceptos. La educación es otra cosa: implica la convivencia, la gestión de las emociones y de los fracasos. Es la parte más competencial del profesor. A mí me interesa captar la atención del alumno y esa implicación emocional la impide la pantalla.

- ¿Cuál es el modo más inteligente para que los alumnos afronten los cambios actuales?

-Debemos dar a los niños andamiajes emocionales, esa es una labor importante que tiene que hacer la escuela. El ser humano es la especie mas adaptable que existe. Los niños lo están demostrando. Esta flexibilidad se percibe en las desgracias que le ocurren a la gente. Sin duda, volveremos a la rutina. La gran mayoría de los estudiantes aprovecharán esto para ser mas fuertes, pero puede haber otros que queden debilitados.

- Lleva años hablando de innovar en las aulas; no podría haber encontrado un escenario mejor que el actual...

-Así es. Una de las razones por las que entré en el equipo directivo del colegio Santa María del Naranco es porque comparto con ellos la misma visión sobre las competencias que deben inculcarse a los alumnos. Nos llenamos la boca con metodologías revolucionarias y la verdadera innovación viene de definir qué es lo que queremos que aprendan los alumnos, esa es la clave.

- ¿Y qué deben aprender en un momento como este?

-Necesitamos alumnos capaces de adaptarse y de ser resolutivos ante una realidad cambiante. Ahora más que nunca tenemos que enseñarles a desarrollar un pensamiento crítico y tomar decisiones de la forma correcta.

- ¿Queda margen para la creatividad?

-La creatividad está un poco sobrevalorada. Hay que trabajarla, de eso no cabe duda, pero antes están el pensamiento analítico y el pensamiento crítico.

- Se define como "cambiólogo", ¿qué significa?

-Ser cambiólogo es asumir el giro más difícil de todos: dar la vuelta a tu forma de pensar. Tenemos una asignatura llamada Cambiología que vamos a hilvanar sobre la optativa de Psicología, en segundo de Bachillerato.

Compartir el artículo

stats