Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El covid frena en seco la recuperación de la AS-II, que pierde el 26% del tráfico

Los ingresos de la concesionaria del peaje de la autovía a Gijón bajan en casi un millón de euros durante el primer semestre respecto a 2019

Un vehículo circula por la Autovía de la Industria.

Un vehículo circula por la Autovía de la Industria. JUAN PLAZA

El covid y el confinamiento han frenado en seco la recuperación del tráfico en la Autovía de la Industria (AS-II) y, de paso, la mejora de los resultados económicos de la empresa adjudicataria (Viastur) de la alternativa a la "Y" entre Oviedo y Gijón. Después de batir récords de afluencia en 2019, la previsión era que la Intensidad Media Diaria (IMD) continuase al alza este año, apoyada en el nuevo enlace desde la autovía al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). La pandemia ha arruinado esas perspectivas. Según los datos que acaba de publicar Sacyr, socio mayoritario de Viastur, la circulación por la AS-II cayó un 26 por ciento durante el primer semestre de este año. En concreto, se pasó de los 24.164 vehículos que usaron la vía entre enero y junio de 2019 a los 17.827 del mismo periodo del presente ejercicio. Son 6.337 tránsitos menos.

Esta caída ha tenido un efecto muy negativo en las cuentas de Viastur, compartida por Sacyr (70%) con Sánchez y Lago (30%). La sociedad cobra un canon del Principado en función de los vehículos que transitan por la vía. Los ingresos en el primer semestre del año se han desplomado un 21 por ciento, con una recaudación que ha bajado en casi un millón de euros respecto a 2019.

Siempre según los datos de Sacyr correspondientes a los primeros seis meses del ejercicio, Viastur lleva ingresados 3,3 millones por el canon del Principado, cuando en junio de 2019 superaba ya los 4,2 millones.

La situación de la AS-II en este 2020 contrasta con la que vivió en 2019, cuando acumuló los mejores resultados desde su inauguración, en 2007 y bajo la fórmula de peaje en la sombra. Viastur, la firma adjudicataria, asumió la construcción y la gestión de la autovía hasta 2035 a cambio de un canon que cobra del Principado en función de los vehículos que transitan por ella. La Autovía de la Industria sumó en 2019 una IMD de 24.024 vehículos, rompiendo por vez primera la barrera de los 24.000 tránsitos anuales. Fue un 2,9% por encima del tránsito de 2018.

La licitación de la autovía se realizó con un precio base para la adjudicataria de 0,049 euros por cada turismo y de 0,068 euros para camiones. Sin embargo, la oferta presentada por Sacyr y Sánchez y Lago fue de 0,036 euros para vehículos ligeros y de 0,05 euros para los pesados. Esta importante baja explicaría, al menos en parte, los problemas económicos que ha venido sufriendo Viastur desde el mismo momento en que se puso en servicio la AS-II. Frente a los poco más de 24.000 vehículos que circulan ahora por la AS-II, los pronósticos de 2007 apuntaban a más de 29.000.

Viastur ya presentó muy poco después de la inauguración una reclamación al Principado para el "reequilibrio económico-financiero " de la concesión de cara a "garantizar su viabilidad". Infraestructuras rechazó de plano la petición, al menos hasta que no quedara "real y efectivamente" comprobado que "peligra el mantenimiento del contrato". La concesionaria presentó un recurso contencioso administrativo que desestimó el TSJA y, después, lo amplió, una vez que en la ley de Acompañamiento de las cuentas regionales de 2011, que fueron prorrogadas, se incluyó un mecanismo para facilitar una compensación, algo que, finalmente, no se llevó a cabo. El Supremo también rechazó en 2015 un recurso de casación de la adjudicataria.

La Autovía AS-II nació con el Plan Autonómico de Carreteras 2000-2010, aprobado por el Consejo de Gobierno del Principado. Uno de los objetivos principales del proyecto era lograr que la AS-II "robara" tráfico a la "Y", que ya presentaba síntomas de saturación.

Compartir el artículo

stats