09 de agosto de 2020
09.08.2020
La Nueva España

Un gran otoño expositivo en la ciudad

El Bellas Artes presentará a partir de septiembre dos muestras de primer nivel: "Destacados" y "El diablo, tal vez"

09.08.2020 | 02:06
"L'appel", de Paul Delvaux

El otoño será la estación del gran arte en Oviedo. Dos exposiciones de primer nivel, con artistas de la talla de Picasso, Magritte, Juan Gris o Pieter Brueghel el Viejo, desembarcarán en el Museo de Bellas Artes de Asturias a partir del mes de septiembre: se trata de "Destacados", una muestra que reúne 62 obras de la Colección Telefónica, y "El diablo, tal vez. El mundo de los Brueghel", una exposición desarrollada por el Museo Nacional de Escultura de Valladolid en colaboración con el Museo de San Telmo y la gran pinacoteca asturiana.

Tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA en su edición de ayer, "Destacados" cuenta, entre sus grandes alicientes, con la presencia de una obra icónica de René Magritte, " La Belle Société", y con nada menos que 18 obras de Luis Fernández, en lo que supone un gran anticipo de la exposición sobre el artista que prepara el Bellas Artes cara a 2023, cuando se cumplirán 50 años de su muerte. Pero la muestra esconde otros estímulos irresistibles para los amantes del arte.

Para empezar, dentro del ámbito del surrealismo, la obra de Magritte dialogará con creaciones de Roberto Matta, de quien se expondrá "Psychological Morphology" (1938); Paul Delvaux, autor de "L'appel" (1944); y Óscar Domínguez, representado con "LE coup de grace" (1980).

La muestra incluirá además cuatro obras gráficas de Pablo Picasso, y un extraordinario lienzo de Juan Gris, uno de los autores que la gran pinacoteca regional aspira a tener algún día en sus colecciones, siempre que se reactive el capítulo para adquisición de obra dentro de los presupuestos autonómicos. La obra de Gris será "Nature morte devant l'armoire", un óleo de 1920 que dialogará, dentro de la propia muestra, con las naturalezas muertas que se incluyen dentro de la selección de Luis Fernández, y con otra de Louis Marcoussis, esta última un óleo sobre tabla de 1926.

Otro artista señero, como Antoni Tàpies, estará representado en la muestra con cuatro de sus obras, y de Eduardo Chillida se expondrán nada menos que treinta obras, entre dibujos y piezas escultóricas como "Elogio del vacío", de 1983, o "La casa de J. S. Bach", de 1980.

En cuanto a la otra muestra, "El diablo, tal vez. El mundo de los Brueghel", plantea un recorrido a través de la tradición artística que se desarrolla a partir de la tríada "tentación-pecado-demonio", a través de cerca de un centenar de piezas entre pinturas, grabados y otros elementos como piezas de mobiliario.

La muestra dedica una sección a la serie de grabados que Pieter Brueghel el Viejo dedicó a los siete pecados capitales, e incluye una instalación con las animaciones realizadas ex profeso por el artista Antoine Roegiers, que desde el presente reinterpreta esa temática, inspirándose precisamente en los grabados de Brueghel.

"El diablo, tal vez. El mundo de los Brueghel" se expone actualmente, y hasta el próximo 30 de agosto, en el museo San Telmo de San Sebastián. Será en otoño, en una fecha aún por determinar, cuando se presente en el Bellas Artes. "Destacados", por su parte, se inaugurará en septiembre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook