02 de septiembre de 2020
02.09.2020
La Nueva España

Un debate de hora y media sobre la Hispanidad centra el Pleno ordinario del mes

El gobierno de PP y Cs rechaza la urgencia de las propuestas para incrementar las becas escolares

02.09.2020 | 00:44
Cristina Coto, ayer, durante el Pleno telemático de la Corporación.

Un debate de más de hora y media en torno a una moción de Vox en defensa de la Hispanidad capitalizó el Pleno municipal del mes de septiembre, celebrado ayer de manera telemática y en el que los ediles dieron el visto bueno a la cuenta general del Consistorio correspondiente al ejercicio de 2019, así como a un cambio en las bases reguladores de las subvenciones para desayunos, comedores y material escolar. Por lo demás, el gobierno rechazó la urgencia de seis mociones que la oposición presento por este trámite.

Las mociones de urgencia que no pasaron el corte fueron tres del PSOE y otras tres de Somos. Las de los socialistas reclamaban la puesta en marcha de un bono cultural para realizar compras en el concejo, la revisión de los pliegos de adjudicación de las concesiones del agua y el saneamiento, y la incorporación del Ayuntamiento de Oviedo al acuerdo entre la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Ministerio de Hacienda de cara a la utilización de los remanentes municipales. Por su lado, la formación morada pidió, también sin éxito, una convocatoria extraordinaria de las subvenciones de comedor, desayuno y material escolar; la puesta a disposición de equipamientos municipales para usos escolares mientras dure la pandemia, y un rechazo expreso de la Corporación a la posibilidad de que la solución al acceso a la ciudad por Santullano consista en desviar el tramo urbano de la "Y" por el antiguo recinto de la Fábrica de Armas de La Vega y, más concretamente, por la nave de Sánchez del Río.

En su respuesta para argumentar el rechazo a la urgencia de esta última propuesta, Nacho Cuesta, concejal responsable de Infraestructuras, precisó que el gobierno municipal "no pretende pasar una autopista" por el antiguo recinto fabril, sino que trabaja para dar "la mejor respuesta" a esa zona de la ciudad.

A la vista de que las formaciones de izquierda iban a plantear la necesidad de incrementar las becas para cubrir las 1.500 solicitudes que, según denuncian, han quedado sin la ayuda municipal, catorce asociaciones de madres y padres de alumnos (Ampas) de Oviedo emitieron un comunicado en el que respaldan las peticiones de Somos y PSOE. "Las familias, ante el miedo a un nuevo confinamiento, necesitan tener asegurado al menos alguna comida de sus hijos e hijas, por eso exigimos al Ayuntamiento que tenga en cuenta lo que se está viviendo y que no se juegue con el futuro de nuestros jóvenes", subrayan estos colectivos, que instan a Educación a que "cumpla la promesa" de que ningún alumno que cumpla los requisitos se quedaría sin beca de comedor. Al comprobar que, a su juicio, no está siendo así, las Ampas consideran que se "demuestra la poca palabra que tiene la Corporación" y que "se entiende el aumento de falta de confianza de la ciudadanía en este Ayuntamiento".

"Reconsideren sus planteamientos y realicen una nueva convocatoria como les pide la oposición", concluyen las Ampas.

El Pleno, que se prolongó durante más de cuatro horas y media, arrancó con un debate económico en relación a la cuenta general que provocó un duro enfrentamiento entre el concejal del ramo, el popular Javier Cuesta, y la edil del PSOE Ana Rivas. La socialista criticó, entre otras cosas, la baja ejecución presupuestaria y aludió a presuntas irregularidades contables. Cuesta la emplazó a ir a la fiscalía "si tiene dudas legales" y acusó a Rivas de ser una "irresponsable" y de difundir "falsedades" para "justificar" su gestión durante el pasado mandato, con el tripartito en el gobierno de la ciudad. La concejala no se quedó atrás y tildó al responsable municipal de Economía de "mentiroso" y "trafullero".

Con todo, el debate más intenso y también extenso del Pleno ordinario del mes giró sobre una propuesta de Vox para la defensa de la Hispanidad de los "ataques" que estaría sufriendo y que se manifestaría, entre otras cuestiones, en actos vandálicos contra estatuas de figuras históricas como Fray Junípero Serra o Cristóbal Colón. Al final, y tras una retahíla de intervenciones en las que salieron a colación Stalin, Mao, Pol Pot la violencia policial en Estados Unidos (EE UU) y hasta la salidas del Rey Juan Carlos de España, criticada con especial dureza por el concejal de Somos Rubén Rosón, la propuesta salió adelante con los votos de Vox, PP y Cs. El PSOE, que calificó la iniciativa de "mamarrachada", y Somos votaron en contra.

Cristina Coto, portavoz de Vox, aseguró que presentó la propuesta en un momento en que "sectores de la izquierda, y no solo en España sino coordinada a lo largo de todo el mundo, está perpetrando un atentado sin precedentes contra el legado de la Hispanidad, con el objetivo de apropiarse de otro espacio cultural más para falsearlo y hacer proselitismo". "Recientemente, el condenable asesinato de George Floyd era aprovechado por esa izquierda oportunista para generar un frenesí derribador de estatuas", lamentó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook