14 de septiembre de 2020
14.09.2020
La Nueva España
EL CARTEL, A EXAMEN

Ruptura con lo icónico

13.09.2020 | 23:50
Ruptura con lo icónico

Diseñar un cartel para una festividad local, al contrario de lo que uno pudiera pensar, es sin duda uno de los trabajos más complicados a los que se puede enfrentar un diseñador gráfico. Un análisis de esta tipología, tanto en el caso de los carteles de San Mateo de Oviedo, como los de otras festividades nacionales o de otros países, da como resultado un uso continuado de referencias icónicas basadas en su mayoría en los símbolos locales y los propiamente festivos, en el caso de Oviedo: la Catedral, el Naranco, el Carbayón, el Día de América en Asturias, el folclore asturiano, la música, los fuegos artificiales, etcétera.

Salirse de este repertorio resulta arriesgado debido a que el cartel va dirigido a un público heterodoxo ya acostumbrado a esa tipología, con gustos y niveles culturales muy diferentes. Hacer algo distinto, sin caer en los tópicos, y que la propuesta guste a todos es algo que muy pocas veces se consigue totalmente.

Como profesor de diseño gráfico, plantear este trabajo en clase suponía ineludiblemente usar la metodología propia de esta profesión a la que el estudiante sumaba el interés propio de quien trabaja en algo que le es conocido y querido.

No es "amor de padre" elegir como mi cartel favorito el de San Mateo 2015, realizado por Laura Iglesias, en ese momento alumna de la Escuela de Arte de Oviedo.

Un San Mateo tipográfico enredado en serpentinas multicolores, sin duda una alegoría al Día de América en Asturias, pero también al ambiente festivo de unas calles repletas de gente de todo tipo, que se mezclan y divierte en un ir y venir anárquico y feliz entre chiringuitos y actuaciones, una justificación semántica que se completa con un tratamiento estético muy cuidado, con una composición sólida, y "grande", como las propias fiestas.

El cartel está realizado de forma fotográfica tal como se ve. Las letras, recortadas en PVC, están pegadas a un tablero con una separación suficiente para permitir introducir las serpentinas cuidadosamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook