15 de septiembre de 2020
15.09.2020
La Nueva España

Las amigas de la fallecida en Salesas la esperaban para ayudarla a dejar a su pareja

"Estoy saliendo pero él me sigue", fue el último mensaje que recibió una de ellas

15.09.2020 | 19:19
Las amigas de la fallecida en Salesas la esperaban para ayudarla a dejar a su pareja
Autoridades en la concentración de repulsa de hoy.

La delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, ha mostrado este martes su "absoluta repulsa" por lo que hasta este mañana estaba considerado como un "asesinato machista", el cometido en Oviedo y que le costó la vida a Susana Criado. Criado perdió la vida el fin de semana presuntamente tras ser agredida por su pareja, aunque esta mañana la magistrada del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Oviedo, tras tomarle declaración a la pareja de hecho de la difunta, dictaba una orden de libertad, teniendo en cuenta que desde la fiscalía no se había solicitado prisión para el detenido.

El caso va a seguir instruyéndose como un delito de lesiones, una calificación que podría modificarse a lo largo de la instrucción.

Pero esos matices no se conocían esta mañana, cuando Principado, Ayuntamiento de Oviedo y Delegación del Gobierno suscribían conjuntamente una condena pública por lo sucedido y convocaban una manifestación ante el consistorio ovetense. Allí, tras un minuto de silencio, Losa pedía unidad, porque "la erradicación de la violencia de género es posible con la implicación de toda la sociedad". Y recordaba que de concretarse el cargo sería el segundo crimen machista en Asturias en lo que va de año. "No podemos permitir ni una más", ha dicho, antes de insistir en que "son vidas sesgadas por salvajes y animales".

Preguntada por la condición de transexual de la fallecida, Losa ha sido rotunda y ha destacado que se trata de una mujer. "Una es mujer y está; da igual que sea blanca, negra, transexual, rubia o morena", ha dicho.

A la protesta acudieron también dos amigas de Susana Criado, una de las cuales fue la última en verla con vida. Ambas eran conocedoras de los problemas de convivencia que arrastraba la pareja. "Me llamó para que localizara a Laura y fuera con su coche a casa a buscarla", explicó Maria Jesús Lastra, que recalcó que "discutían mucho y yo le decía déjale, vete a vivir a otro sitio, que no tienes necesidad de aguantar". La última llamada que ella y Laura Darriba recibieron esa fatídica tarde fue un último grito de auxilio: "Estoy saliendo pero él me sigue". Una de ellas admitió que fue testigo de cómo el hombre intentaba evitar que se fuera en el coche, produciéndose luego el supuesto golpe que habría agravado los problemas coronarios que fallecía la mujer. Unos problemas que según el forense fueron los que le provocaron la muerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook