Además de ser uno de los grandes gaiteros de las últimas décadas, Carlos Núñez es un ser en continuo aprendizaje, una persona que cree que le queda mucho por saber y que recurre a los que saben para recabar información que luego, tarde o temprano se acaba convirtiendo en música o en parte de sus espectáculos.

Llega esta noche al Auditorio Príncipe Felipe (21.00 horas) para cerrar los conciertos de San Mateo. Ha preparado a conciencia la sesión y se ha buscado los colaboradores oportunos para desbrozar los caminos de la música celta. Está emocionado de cómo han resultado las cosas y en Oviedo presentará sus investigaciones sobre la danza prima asturiana. Lo hará acompañado a la voz de Silvia Quesada. "Hemos recuperado los textos más arcaicos de la danza prima. Son restos de ritos prehistóricos, danzas que se bailaban en la noche de San Juan hasta el amanecer", explica el músico. Todo ese trabajo ha dado como resultado "una danza prima con muchas melodías diferentes", que será la que se escuche hoy.

Siguiendo con su proceso de investigación, a Núñez le hablaron del descubrimiento de una lira en un petroglifo. Así que también se escuchará ese instrumento de la Edad de Bronce.

Entre los últimos trabajos del gaitero está su homenaje a Beethoven. "La mayor parte de todos sus opus, el mayor número de piezas que compuso en los últimos 15 años de vida, son músicas célticas", afirma Núñez sobre Beethoven. Mantiene que compuso alrededor de un par de centenares de obras con músicas irlandesas, escocesas o galegas" y asegura que el compositor "estaba fascinado con estas músicas porque tenían modos diferentes que se salían fuera del sistema de la música clásica y para él era un desafío".

Otra parte del concierto de esta noche contará con la Real Banda de Gaitas "Ciudad de Oviedo", lo que permitirá a Núñez "conseguir ese 'stadium sound' (sonido de campo de fútbol)". El gaitero quiere "ese subidón de volumen" que ya utilizó en composiciones como la música de la película "Mar adentro".

Núñez, que aplaude el trabajo de músicos actuales como Rosalía o Rodrigo Cuevas, mantiene que la música celta está mucho más presente de lo que parece en otras músicas. Así "podemos estar escuchando trap que se ha grabado en Miami o Puerto Rico y que está utilizando músicas celtas".

Un experto, una mente inquieta que habla con pasión de todo lo que supone el mundo celta y que destaca el interceltismo de Asturias. Todas esas teorías y propuestas se escucharán esta noche para cerrar San Mateo.