Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo recupera el mantenimiento de las bocas de incendio tras años de abandono

Aqualia llevará el control de los hidrantes para que estén en buenas condiciones e Infraestructuras encarga una auditoría externa para testarlo

Varios bomberos, durante el incendio de Uría en el que perdió la vida Eloy Palacio en 2016.

Varios bomberos, durante el incendio de Uría en el que perdió la vida Eloy Palacio en 2016. MIKI LÓPEZ

La empresa concesionaria del agua (Aqualia) acaba de iniciar las labores de control y mantenimiento de las bocas de riego e incendio (hidrantes) de la ciudad, algo que no se venía realizando hasta ahora pese a que los bomberos denunciaron el mal funcionamiento de estas instalaciones en el pavoroso incendio de la calle Uría que se cobró la vida de Eloy Palacio hace cuatro años y medio. La falta de acuerdo entre el Ayuntamiento de Oviedo y la compañía sobre quién debía hacerse cargo de estos trabajos provocó un retraso muy criticado por parte de los profesionales del área de extinción de incendios.

De forma paralela a las labores que empieza a desarrollar ahora Aqualia, la concejalía de Infraestructuras, con el primer teniente de alcalde Nacho Cuesta (Cs) al frente, ha encargado una auditoría periódica del mantenimiento de los hidrantes que realizará la empresa concesionaria tras el acuerdo alcanzado recientemente con el Ayuntamiento. Según confirman fuentes del área, se ha contratado a una firma externa para que se encargue de comprobar que se está cumpliendo el correcto mantenimiento de la red municipal de hidrantes por parte de Aqualia, tal y como figura en el acuerdo al que se llegó recientemente con la empresa para que acometiese unos trabajos que no se estaban ejecutando hasta la fecha. Y ello pese a la importancia que tienen en el caso de que se registre un incendio de cierta entidad.

Desde Infraestructuras han encargado la auditoría a una empresa externa para que se levanten actas de inspección y mantenimiento de la red de hidrantes de la ciudad, cumpliendo así con el reglamento de instalaciones de protección contra incendios y cubriendo una carencia que tenía la red municipal. "El mantenimiento no se estaba realizando de manera controlada hasta este momento", subrayan las fuentes municipales consultadas.

La empresa Aqualia es la encargada ahora de asumir esta función y el Ayuntamiento, a través de la asistencia técnica encargada por la concejalía de Infraestructuras, va a llevar un estricto control del adecuado mantenimiento de estos recursos contra incendios que en anteriores mandatos adolecían de un defectuoso seguimiento.

La concejala de Infraestructuras, del tripartito, la socialista Ana Rivas, reconoció a finales del pasado mandato que el mantenimiento de los hidrantes de Oviedo no era el correcto debido al conflicto que hasta hace bien poco mantenían el Ayuntamiento y Aqualia sobre a quien le correspondían esas labores. A partir de ahora las realizará la empresa bajo la tutela del gobierno local.

Compartir el artículo

stats