10 de octubre de 2020
10.10.2020
La Nueva España

Ingresa en prisión la mujer que apuñaló a su exmarido frente al colegio de su hijo

La jueza decide encarcelar a la acusada de forma provisional al entender que existe riesgo de fuga y posibilidad de que reincida

10.10.2020 | 01:23
La ambulancia que atendió al hombre apuñalado a las puertas del colegio Nazaret.

La mujer acusada de apuñalar a su exmarido frente al colegio Nazaret -un suceso registrado el pasado lunes cuando él esperaba al hijo que tienen en común- pasó ayer su primera noche entre rejas. La magistrada del Juzgado de Instrucción número 1 de Oviedo, en funciones de guardia, atendió la petición del fiscal y dictó una orden de prisión provisional, comunicada y sin fianza, que mantiene a la mujer en la cárcel. La jueza le imputa un posible delito de homicidio en grado de tentativa y justifica la decisión de encarcelarla en base a dos aspectos: el riesgo de fuga y la posibilidad de "reiteración delictiva".

Los hechos ocurrieron poco después de las cuatro de la tarde. "Yo estaba en el coche esperando al crío que salía de clase. Llegó ella, me echó la mano al cuello y me atacó con el cuchillo. Me tiró seis o siete cuchilladas, no me di ni cuenta de que me había pinchado", explicó ese mismo día el hombre a este diario". Él sufrió un corte en el abdomen y ella acabó en los calabozos de la Policía Nacional. El niño no presenció la agresión, "aunque lo vieron todos sus compañeros de clase", relató la víctima. La mujer, de nacionalidad colombiana y muy corpulenta, también tuvo que pasar ese día por el hospital después del forcejeo con su marido y de resistirse a los policías que la detuvieron.

El hombre estaba aparcado con su coche en la calle Lola Mateos -antigua Marcos Peña Royo-, que es por la que salen los alumnos del colegio Nazaret. "Aproveché que tenía hacía atrás la mano en la que llevaba el cuchillo, se la cogí, salí del coche y logré tirarla al suelo", explicó el hombre poco después de lo ocurrido. "Mientras estaba en el suelo la cogí por las manos y otro hombre por los pies. Le pedí a la gente que estaba allí que llamase a la Policía", asegura. Los agentes. Los agentes fueron los encargados de entrar en el colegio para explicarle a la tutora de su hijo lo que acababa de ocurrir y para pedirle que se quedara con el niño hasta que su padre fuese atendido.

El herido achaca la agresión a una disputa judicial por la custodia del niño, que hasta ahora es compartida. La Fiscalía, no obstante, ha solicitado que se atribuya la guarda y custodia exclusiva del hijo en común a la víctima y que no se establezca ningún régimen de visitas a favor de la detenida. El ministerio público también interesa una orden de alejamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook