La concejalía de Infraestructuras del Ayuntamiento de Oviedo tiene previsto iniciar mañana el paso definitivo para poder inaugurar los depósitos de agua del Cristo, en desuso desde la culminación de su construcción, concluida hace 16 años. El área dirigida por el edil de Ciudadanos Nacho Cuesta comenzará el traslado de los tres depósitos de cloro, de 8.000 litros cada uno, a las nuevas instalaciones del Campón y prevé finalizar su instalación en el plazo de un mes.

Según explican fuentes municipales, los nuevos depósitos del Cristo reciben el agua ya clorada desde la estación de Cabornio, aunque, ante posibles necesidades de poscloración o eventuales fallos en el sistema de cloración en origen, se considera necesaria la instalación de un sistema en los propios depósitos para garantizar su buen funcionamiento.

Las obras consisten en la instalación de un sistema de cloración en los nuevos depósitos, para lo que se aprovechará en lo posible el dispositivo existente en los actuales depósitos de "Los Quintos" que quedarán fuera de servicio. Para ello, se trasladarán los contenedores de hipoclorito de 8.000 litros al nuevo cubeto antiderrames. Cada uno de estos depósitos clorará a uno de los vasos de agua de 25.000 metros cúbicos, aunque el circuito se dota de unas válvulas necesarias para que desde cada recipiente se pueda verter cloro a cualquiera de los vasos para solventar posibles averías futuras.

De estos depósitos, a través de las bombas dosificadoras citadas, parten tres circuitos de cloración hasta la tubería de recirculación instalada en cada vaso. Las obras se adjudicaron a la empresa Asturviesca por un importe de algo más de 37.700 euros. y un plazo de ejecución de un mes.

El primer teniente de alcalde, Nacho Cuesta, espera con este paso poder programar de manera definitiva la entrada en funcionamiento de los depósitos de agua, tras años de continuos retrasos y desaprovechamiento de unas instalaciones que acumulan varias inversiones millonarias.

El traslado de los recipientes de cloro llega una semana después del comienzo de las labores de limpieza de los terminados en 2004. Debido al gran tiempo en desuso el Ayuntamiento ha tenido que acometer una puesta a punto de cara al mes que viene, cuando tendrá lugar el ansiado estreno. La limpieza, según fuentes de Infraestructuras durará ocho días por cada uno de los tres vasos levantados en su día en la zona del Campón.