“Una broma de mal gusto”. Así calificó ayer el alcalde de Oviedo, el popular Alfredo Canteli, los 100.000 euros reservados por el Estado para la Ronda Norte en su proyecto de presupuestos para 2021. El Alcalde entiende la escasa apuesta económica como “un retraso de muchos años” para “una gran necesidad y una demanda histórica”, y también califica de “miseria” los 50.000 euros destinados al Prerrománico. Las críticas son compartidas también por Nacho Cuesta (Cs), quien ayer denunció el “nulo compromiso” demostrado por el Ejecutivo de Sánchez e Iglesias con la ciudad; y también por Vox, cuya portavoz, Cristina Coto, da por “borrado del mapa” el proyecto de la circunvalación septentrional de la capital asturiana; mientras, el PSOE aplaude la “apuesta por proyectos vitales” y Somos muestra su confianza en que algunas partidas genéricas mejoren la movilidad sostenible.

Canteli insta a Pedro Sánchez y a sus socios morados a entender que “no podemos esperar más” por la Ronda Norte. A su juicio, la ausencia de una previsión de inversiones plurianuales para desarrollar el proyecto de la solución para los atascos en gran parte de la ciudad confirma que se verá abocado a “un retraso de varios años”. Del mismo modo, el regidor tampoco entiende que se destine “una miseria” a la conservación del Prerrománico “después de varios años de ninguneo”, y exige al Estado “sensibilidad con nuestra cultura e historia”.

El concejal de Economía, el popular Javier Cuesta, va más allá y ve en el proyecto presupuestario intereses partidistas. “Es decepcionante el dinero que nos dedican, pero vemos que en ciudades donde gobierna el PSOE dedican partidas mucho más generosas”, apunta, poniendo Gijón y Avilés como ejemplo de lo que considera “comparaciones odiosas”.

Para Nacho Cuesta (Cs), número dos del gobierno municipal, las cuentas “demuestran el nulo compromiso del gobierno con los problemas reales de la ciudad”. El edil de Urbanismo califica de “jarro de agua fría” las cuentas para Oviedo y reivindica su capitalidad para reclamar más fondos. “Parece que hay que recordar que es la capital de esta comunidad y merece una inversión muy superior”, añadió.

En el lado opuesto se sitúa el PSOE. Los socialistas interpretan los presupuestos de Sánchez como “una apuesta por dos proyectos vitales para la ciudad”. Se refieren concretamente a los 100.000 euros para la Ronda Norte y los fondos para costear la ampliación del paso bajo el puente Nicolás Soria con una inversión de 2,9 millones. El portavoz, Wenceslao López, reivindica que el proyecto de la circunvalación fue rescatado tras décadas en el cajón por gobiernos de su partido y hace mención especial a los 5,7 millones destinados a construir la nueva sede del Instituto de Lácteos, hasta ahora en Villaviciosa, en unos terrenos de La Corredoria. “Suma recursos para que Oviedo mire al futuro en clave de innovación e investigación”, apunta el exalcalde.

Somos, por su parte, recibió las cuentas de manera agridulce. El concejal Ignacio Fernández del Páramo mostró su satisfacción por la inclusión de 71 millones de euros para que Adif pueda mejorar los servicios ferroviarios de Cercanías. “Puede suponer una gran mejora para la movilidad sostenible y desarrollar una gran estación central para la autonomía en Oviedo”, explica el concejal, mucho más crítico con los 50.000 euros propuestos para la conservación del Prerrománico. “Nos preocupa especialmente, pues la partida debería ser muy superior”, tildando de “exiguos” los presupuestos para Infraestructuras. “Exigiremos un incremento de partidas”, adelanta.

Desde Vox, Cristina Coto da ya por perdida la Ronda Norte. “La mísera partida borra del mapa de nuevo la circunvalación”, apunta la portavoz, aprovechando para pedir al Alcalde que traslade al Ministerio de Fomento “la celeridad de un proyecto que, hoy por hoy, no existe”.

Malestar en la Ópera

Por último, la Fundación Ópera de Oviedo mostró su malestar por la congelación de los 408.000 euros de la aportación estatal de 2020 a su actividad. El director, Celestino Varela, cree que lo lógico sería repartir el dinero de las grandes partidas destinadas a otros teatros y fundaciones de manera más equitativa, “quitando algo a los más grandes para dárselo a los más pequeños”. Critican que, mientras su partida no se incrementó ni un euro, ha subido la asignación de otras como la del Teatro Real (2.400.000 euros), el Liceo (1.270.000 euros), la Maestranza (algo más de 500.000 euros) o el Palau de les Arts (295.000 euros).