La junta de gobierno del Ayuntamiento de Oviedo aprobó ayer los pliegos del contrato a través del cual se pretende dotar a los edificios municipales de un servicio de mantenimiento y conservación de los sistemas para prevenir incendios. El ejecutivo local denunció que dicho contrato llevaba caducado cuatro años y era imprescindible para garantizar la seguridad de la plantilla.

El edil de Economía, el popular Javier Cuesta, calificó de forma irónica la caducidad de dicho contrato como “un ejemplo más de la maravillosa herencia del tripartito” y confió en que los servicios puedan ponerse en marcha de manera rápida para poner a punto cuanto antes los sistemas de protección de todos los inmuebles.

En la misma sesión se aprobaron otros proyectos como la creación de una pista ciclista en el barrio de La Carisa o la mejora del drenaje de varias calles del barrio de Montecerrao para evitar inundaciones.