Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Ópera devolverá la entrada a los que no puedan asistir por la restricción de movilidad

Algunos abonados han donado el dinero de las funciones a la entidad lírica para ayudar a pasar “una probablemente difícil situación económica”

Parte de la escenografía de “Madama Butterfly”, durante un ensayo en el Campoamor con la dirección e integrantes del elenco. | Ópera de Oviedo

Parte de la escenografía de “Madama Butterfly”, durante un ensayo en el Campoamor con la dirección e integrantes del elenco. | Ópera de Oviedo

La Ópera de Oviedo ofrecerá la posibilidad de recuperar el importe de la entrada a los espectadores que no puedan asistir a las funciones de “Madama Butterfly” (que se representará en el Campoamor los días 9, 12, 15, 18, 20 y 21 de noviembre) por las limitaciones de movilidad que impone el estado de alarma.

De cara a la primera representación operística, el cierre perimetral de Oviedo, Gijón y Avilés decretado por la administración regional ya se habría levantado, por cuanto esa restricción finaliza el 7 de noviembre, dos días antes de levantar el telón. Sin embargo, y en previsión de que el blindaje de Asturias y la prohibición de entrar o salir de la región salvo por causas justificadas –en las que no se incluye la asistencia a un espectáculo de este tipo– se mantenga, la Ópera ha decidido devolver el precio de las localidades. Además, algunas comunidades autónomas estarían en la misma situación, como es el caso del País Vasco, Navarra, Aragón, La Rioja o Castilla y León. Así las cosas, sólo el público asturiano podría disfrutar de la versión musical de “Madama Butterfly”. A la Fundación Ópera le preocupa que el gobierno regional extienda más allá del 7 de noviembre el cierre perimetral de los tres principales municipios asturianos porque la mayor parte de sus abonados procede de la región y suman más de 600. En cambio, en el resto de España sólo hay algo más de 70.

El director general de la temporada operística del Campoamor, Celestino Varela, hizo ayer un llamamiento a la calma asegurando que se barajan “todos los escenarios posibles” y que se darán facilidades a los espectadores. “Nos pondremos en contacto con los abonados para ofrecerles la devolución del importe, aunque algunos han donado el dinero a la entidad lírica para ayudarla a pasar una muy probable difícil temporada económica. El corazón cultural de Asturias sigue latiendo”. Algunos de esos abonados, conscientes de la repercusión de la pandemia, donaron el dinero de las entradas antes de los estrenos de “I Puritani” y “Les mamelles de Tirésias”.

El reparto principal de “Madama Butterfly” lo componen la soprano Ainhoa Arteta en el papel protagonista, el tenor Jorge de León como Pinkerton y el barítono Damián del Castillo dando vida a Sharpless. El segundo reparto, que saldrá a escena el viernes 20 de noviembre, está encabezado por Beatriz Díaz, Fabián Lara y César Méndez.

El director de escena, Joan Antón Rechi, dirige una renovada propuesta de “Madama Butterfly” inspirada en 1945, antes y después del lanzamiento de la bomba atómica en Nagasaki, y, por tanto, muy diferente a la ambientación del libreto original de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica con música de Puccini. Una plataforma giratoria que ya ha sido instalada en el escenario del Campoamor mostrará diferentes decorados, como, por ejemplo, el consulado americano en Japón en el que se casarán Butterfly y Pinkerton. Los cantantes han realizado los ensayos con mascarilla, una de las medidas de seguridad impuestas para evitar contagios, y a la que hay que sumar la ausencia de figurantes, la reducción del coro a 27 personas (en "II Puritani" fueron 44), la limitación del aforo al 43% de la capacidad (630 espectadores en lugar de los 1.470 que caben en el Campoamor) o las pruebas serológicas al reparto al inicio de la producción.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats