En plena controversia por la restitución, tras sentencia judicial, de la denominación de 17 calles cuyo nombre se había cambiado en aplicación de la Ley de memoria Histórica, Somos Oviedo exige al gobierno local que retire del callejero la denominación de las calles Fernández Ladreda, General Yagüe, Marcos Peña Royo y Yela Utrilla, y que se señalice la placa en Cimadevilla informando de que se trata de un símbolo franquista. Una medida, señala el partido, que el Ayuntamiento debe adoptar en cumplimiento de un requerimiento remitido el pasado 17 de julio por la Directora General de Emigración y Memoria Democrática.

Según señala Somos Oviedo, el Ayuntamiento no ha dado respuesta al requerimiento ni lo ha cumplido, acusando al concejal de Interior, Mario Arias, de rechazar “hacer nada para proceder al cumplimiento de la norma, ocultando además la existencia de este proceso frente a la administración municipal”.

En este sentido, la portavoz de Somos Oviedo, Ana Taboada, exige al gobierno local que “dejen de hacerse los remolones y cumplan con la norma asturiana”. Además, Somos Oviedo insiste en que las calles con alusiones franquistas que han sido restituidas por sentencia judicial no deben recuperar su denominación por no acomodarse a “los valores democráticos y a los derechos humanos”. Somos insta además a PP y Ciudadanos a “situarse en los marcos democráticos y constitucionales, y abandonar posiciones de ultraderecha preconstitucional”.