El tenor Joaquín Pixán, originario de Cangas del Narcea, pero “ovetense de corazón” prepara un disco recopilatorio en el que repasará su más de medio siglo de carrera musical. Así lo anunció ayer tras recibir de manos del Alcalde de Oviedo, el popular Alfredo Canteli, el premio nacional “Martínez Torner” otorgado por la Escuela de Música Tradicional “Manolo Quirós” del Ayuntamiento. Fue durante un emotivo acto que el intérprete calificó como “una exageración de cariño” por parte de quienes destacaron su incondicional compromiso con la música tradicional asturiana incluso después de triunfar con la lírica en los mejores teatros del mundo.

Joaquín Pérez Fuertes recordó que lo de utilizar Pixán como nombre artístico fue un guiño a su pueblo natal y explicó a los congregados en el salón de plenos municipal los motivos de su amor por Oviedo. “Debuté en esta ciudad en 1969 de la mano de Antoñita Moreno en el Campoamor y en compañía del entonces gaitero mayor de Asturias y España, José Remis Ovalle”, rememoró tras recibir el premio conmemorativo con forma de gaitero que la escuela municipal lleva entregando a los galardonados desde hace tres lustros.

Joaquín Pixán recibe el premio de manos de Alfredo Canteli en presencia de Yolanda Vidal.

El jurado valoró el especial apego del tenor a la música tradicional y Canteli refrendó esa teoría. “Es un referente de la música folclórica a pesar de haber triunfado en teatros como la Scala de Milán o el de San Diego y compartir escenarios con grandes de la talla de Montserrat Caballé o Alfredo Kraus”, apuntó el Alcalde sobre un premiado al que calificó como “un ovetense ilustre” y “amigo personal” desde hace muchos años.

Guardián de tradición

La edil de Educación, Yolanda Vidal (Cs), quien en muchas ocasiones compartió escenario con Pixán debido a su faceta de pianista, valoró especialmente la capacidad del interprete para sobrevivir a las modas y seguir siendo una referencia tras más de medio siglo de carrera. “La tradición engloba pasado, presente y futuro y Joaquín representa ese concepto”, sostuvo la concejala.

“La Escuela de Música Tradicional ha hecho que la palabra gaitero dejase de ser despectiva como en antaño", elogió Pixán

Pixán respondió a ambos representantes municipales reconociendo el aprecio personal que les tiene a ambos. Respecto a Canteli, destacó su labor como presidente del Centro Asturiano de Oviedo y ahora como regidor, mientras que de Vidal subrayó especialmente su faceta como pianista. Fue en ese momento cuando anunció que está preparando un disco recopilatorio para el cual contará con el patrocinio de la empresa láctea Reny Picot, de su amigo Francisco Rodríguez, al cual Canteli pidió transmitir “un gran abrazo”.

Entre los asistentes no faltó la mujer de Pixán, Isabel Ochoa, que recibió también un ramo de flores como recuerdo del homenaje municipal. “Son muchos años de carrera en los que la mujer también jugó un papel muy especial”, destacó Yolanda Vidal de manera informal para respaldar el detalle del Consistorio con la esposa del veterano tenor.

Papel difusor de la música asturiana

Tampoco faltó el director de la Escuela de Música Tradicional Asturiana, el gaitero José Manuel Fernández “Guti”, del que el homenajeado aplaudió su labor como difusor e impulsor de la modernización de la música asturiana. “Han hecho que la palabra gaitero dejase de ser despectiva como en antaño”, subrayó Pixán acerca de la “encomiable labor” realizada por la escuela ovetense para profesionalizar y dignificar la cultura musical asturiana.

El premiado dijo sentirse “honrado” por el amplio despliegue realizado por el Ayuntamiento al hacerle entrega de un galardón sobre cuyo merecimiento prefirió no hacer valoraciones. “No sé si lo merezco, pero espero que sea así por no dejar en mal lugar a los miembros del jurado”, apuntó en un salón al que también acudieron otros representantes municipales como la concejala de Festejos, Covadonga Díaz; el edil de Seguridad Ciudadana, José Ramón Prado y el edil de Somos Ignacio Fernández del Páramo como único representante de la oposición municipal.