Los taxistas de Oviedo estrenan a las cinco de la mañana de hoy la regulación de descansos acordada por las asociaciones profesionales del sector con el objetivo de adaptar la oferta a la escasa demanda existente desde el decreto del estado de alarma del pasado 25 de octubre. A partir de ahora, 104 de los 312 taxis de la ciudad pararán a diario de lunes a viernes, mientras que los sábados y los domingos solo operarán un tercio del total de licencias disponibles. La regulación, aprobada ayer por una resolución del Alcalde, el popular Alfredo Canteli, pretende que las jornadas sean más provechosas para unos profesionales que han sufrido una caída de actividad del 60% por el día y del 95% por las noches desde el pasado marzo.