Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ricardo Alba | | Escritor, presenta “Las ovejas duermen en familia”

“Las ciudades en que viví están en el lugar donde sitúo mis relatos”

“El libro tiene el ambiente umbroso de los parques de Oviedo, esos espacios por los que paseaba cuando me mudé allí”

El escritor Ricardo Alba.

El escritor Ricardo Alba.

Alcandora es una ciudad de ficción repleta de personajes de carne y hueso. Una idea que nace de la imaginación y la trayectoria personal y profesional de Ricardo Alba (Madrid, 1958). El periodista ha alumbrado un compendio de relatos en el que es su primer libro “en solitario”. Todas sus

–¿Cómo surge Alcandora?

–Es un lugar de ficción compuesto a retazos de los lugares en los que he vivido desde que, accidentalmente, naciera en Madrid. Siempre me he sentido cántabro y el ejercicio del periodismo me ha hecho vivir en once ciudades diferentes de España. Entre ellas Oviedo. Así, para crear Alcandora me hice una composición de los lugares que me gustaban de todas esas ciudades.

–¿Cómo fue su paso por nuestra ciudad?

–Un espectáculo. Llegué para un tiempo muy cortito, para hacerme cargo de la prensa del centro comercial Salesas. Siempre compaginándolo con el trabajo en medios de comunicación. Después me propusieron poner en marcha una emisora de radio así que mi estancia en la ciudad se fue alargando. Allí vivía en Gil de Jaz, veía el Reconquista. Eran unas vistas increíbles. Todavía ahora añoro la sidra y los bollos preñaos bajo ese orbayu maravilloso.

–De todo eso ¿qué ha calado en su libro?

–De Oviedo, Alcandora tiene los parques. Ese ambiente umbroso que me acogió, cuando llegué y casi no conocía a nadie. Era un placer pasear por esos lugares.

–Su libro tiene un marco de irrealidad construido con trozos de ciudades de verdad que, a su vez, está habitado por personajes ficticios que parecen muy reales.

–Una vez creado Alcandora lo fui poblando de personas de ficción, pero de carne y hueso. En sus calles te puedes encontrar gente solitaria, adinerada, campechanos, artesanos... El género humano. Son únicos, pero no irrepetibles, porque las historias humanas siempre se repiten. A partir de ahí fui desarrollando historias de cada personaje. Me costó mucho continuar con la idea primitiva de libro de relatos, porque los personajes pedían más y más. Pero al final fui fiel y lo que haré es continuar con Alcandora en una trilogía para la que ya estoy escribiendo el segundo libro.

–Ese Alcandora suena un poco a Macondo.

–Puede sonar a eso, pero en absoluto se me ocurriría la torpeza ni siquiera de tratar de imitar a Macondo.

–Ese gusto por la realidad es cosa de la profesión.

–Supongo que sí, el ejercicio profesional te va dejando un bagaje. Llegó un momento en mi trayectoria en el que opté por el género del reportaje. Lo mismo he hecho reportajes subacuáticos como aéreos. Pero uno fue con unos pastores en plena trashumancia. Le pregunté a uno que si conocía a todas sus ovejas. Me dijo que sí. Y ¿cómo duermen las ovejas? le pregunté. Él me contestó que en familia. Y ese es el título del libro, hasta ese punto tiene que ver.

–Es un libro costumbrista, ¿puede ser que Alcandora sea alcanzada por la llamada “nueva normalidad”?

–Voy a intentar por todo lo posible que Alcandora siga siendo ese lugar pacífico en el que, llueva o haga sol, la vida transcurre sin este tipo de sobresaltos. Bastante tenemos ya para ponerlo negro sobre blanco. Yo ya he sido consciente de que este virus mata, de que no son 140 dígitos en un telediario. Esto nos ha cambiado, y nos ha cambiado para siempre. Creo que esto va a suponer una revolución social y económica, que irá de la mano de avances científicos tremendos. Ahora sabemos que el tiempo es un valor muy preciado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats