Un desvío de cuatro minutos en el Camino Primitivo, que parte de La Catedral de Oviedo, llevaría hasta la plaza del Vasco. Emplazamiento al que el Ayuntamiento pronto le dará el nombre de “plaza de la Poesía” en honor a la iniciativa del director emérito del Fundación Princesa de Asturias, Graciano García. La idea del periodista ahora es vincular la plaza al Camino de Santiago e instalar un alto en una plaza que será “orgullo de una ciudad culta y llena de Historia”.