Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz verde municipal para un geriátrico privado junto al HUCA con 230 plazas

Urbanismo autoriza el cambio de uso de la parcela de sanitaria a asistencial, paso previo a la concesión de la licencia para iniciar la obra

HUCA

HUCA

El proyecto para la construcción de un gran geriátrico privado en el entorno del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) supera la principal traba que tenía pendiente para convertirse en realidad. La Comisión de Urbanismo dará el visto bueno esta semana, como paso previo a que lo apruebe el Pleno,

La constructora asturiana que está detrás de esta iniciativa tenía previsto inicialmente abrir la residencia geriátrica en 2022. Se trata de un plazo que ya parece de imposible cumplimiento, a la vista de que el plazo de ejecución de los trabajos de construcción se ha calculado en unos veinte meses. De acuerdo con los planes, el establecimiento para personas mayores dispondrá de un centenar de habitaciones dobles, además de cinco apartamentos independientes para matrimonios dentro del mismo inmueble. A ello se sumarán zonas comunes como comedores, cocina y salas para actividades.

GRAF GERIÁTRICO HUCA

La parcela que cambia de catalogación para albergar el geriátrico en las inmediaciones del recinto sanitario de La Cadellada está situada en la margen derecha de la calle Molinos de Sinicio, en sentido hacia el hospital. Se trata de una zona por la que discurren varios de los senderos utilizados por los vecinos de La Corredoria para desplazarse a pie hasta el centro hospitalario y en las proximidades de la pista para correr construida por el Ayuntamiento.

El empresario que impulsa el geriátrico adquirió hace un par de años 375.000 metros cuadrados de terreno en el barrio de Las Campas, donde espera construir un núcleo residencial para unas 1.500 viviendas.

Tanatorio

El del geriátrico no es el único equipamiento previsto para el entorno del HUCA. La empresa Funerarias Reunidas ya ha obtenido el informe favorable del Ayuntamiento de Oviedo para levantar un nuevo tanatorio en una parcela de casi 3.000 metros cuadrados ubicada junto a las instalaciones sanitarias. El proyecto consiste en un edificio de dos alturas que sumará casi 6.000 metros de superficie. El hecho de que el nuevo tanatorio no pueda contar con hornos hace que la empresa no contemple la clausura de las instalaciones que tiene junto al cementerio, en las que cuenta con dos crematorios en servicio.

La finca en la que Funerarias Reunidas pretende instalar su nuevo tanatorio se ubica entre el Laboratorio de Salud Pública y el recinto hospitalario. De acuerdo con el proyecto, tendrá planta baja y dos alturas, así como un sótano para un aparcamiento que dispondrá de un centenar de plazas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats