El buen tiempo y, quizá, los pocos metros que separan la iglesia prerrománica de San Pedro del Nora del límite del municipio de Oviedo propiciaron que ayer las inmediaciones del templo se convirtieran en un gran aparcamiento al aire libre, con decenas de coches ocupando el entorno de la iglesia (en la foto), como denunció la asociación La Carbayona.