Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escritora y periodista, presenta mañana “Juana de Castilla” en el Club Prensa Asturiana digital

María Teresa Álvarez: “Juana no estaba loca, solo adoptó un comportamiento inusual en su época”

“Si naciese de nuevo volvería a ser mujer y periodista; creo en la información, me considero divulgadora, el periodismo puede hacer mucho bien”

María Teresa Álvarez.

María Teresa Álvarez. Foto cedida a LNE

María Teresa Álvarez, (Candás, 1945), periodista y escritora experta en Historia va, en poco más de un mes por la tercera edición de la novela “Juana de Castilla” en la que cuenta el día a día de la hija de los Reyes Católicos que permaneció 46 años encerrada. La obra, publicada por La Esfera de los Libros, muestra a una mujer culta y sensible. La autora presentará el libro mañana a las seis y media en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, en formato digital. Para seguir la sesión es necesario inscribirse a través del enlace que aparece en lne.es.

–¿Qué le sugiere la figura de Juana de Castilla?

–Siempre me interesó su figura. Quise poner mi pequeño granito de arena para contar el día a día de esta mujer que pasó 46 años encerrada.

–Insiste en que no cuenta nada nuevo sobre la hija de los Reyes Católicos, pero a la vez presenta una visión diferente…

–Se ha escrito tanto sobre ella que en un momento dado me entró el vértigo. Estoy contenta de haberlo hecho. No descubro nada pero respondo a interrogantes que me he planteado siempre.

–¿Estaba loca realmente?

–No lo creo. Adoptó comportamientos que la sociedad de la época no entendía. Todas las reinas aceptaban la infidelidad de sus maridos y ella no. Protesta por situaciones que no le gustan, de modo inusual y eso llama mucho la atención.

–Ella siempre fue consciente de que era la legítima heredera de la Corona de Castilla, hija de Isabel la Católica.

–Es la digna heredera de su madre, muy consciente de que era la reina, pero carecía de fuerzas para gobernar y pide ayuda.

–El padre, Fernando el Católico, es terrible en la vida de Juana, ¿era tan cruel el Rey de Aragón?

–Juana va a Tordesillas convencida de que su padre la ayudará y no fue así. Los tres hombres a los que más quiso: el Rey Fernando, su marido, Felipe y su hijo Carlos, le hicieron daño. El peor fue su padre. Es cruel hasta el punto de pedir a los cortesanos que no le comuniquen su muerte a la hija que vive encerrada en Tordesillas, ajena a la realidad.

–Y el emperador Carlos, ¿la quiso como madre?

–Carlos nunca llegó a ser consciente de lo mal que lo pasó su madre. Hay cuestiones que siempre me han llamado la atención. El mismo año que murió ella, Carlos renuncia a todo y al año siguiente se viene a España con su hermana Margarita. Luego mueren todos en el mismo año, siempre me sorprendió eso.

–Juana vivió confinada, ¿algún paralelismo?

–Ahora hay personas que viven totalmente desamparadas, sin afecto, como le pasó a ella. El mensaje implícito de este libro es que la mejor medicina es el cariño y Juana estuvo sola siempre.

–Era culta y recibió una esmerada educación…

–Isabel la Católica aprendió latín con Beatriz Galindo y educó a sus hijas de una forma estupenda. Juana fue una mujer culta, apasionada por la música.

–Juana la Loca también sobrevivió a la peste, ¿la historia se repite para demostrarnos lo vulnerables que somos?

–No somos nada. Esta sociedad que tenemos montada no vale nada, somos vulnerables y nos cuesta reconocerlo.

–Pasa varios meses al año en Roma. ¿Ha cambiado Italia?

–En Roma hay menos gente y sigue siendo maravillosa, más íntima. Los italianos no pierden la alegría de vivir.

–Es una periodista que se hizo escritora, ¿Siempre quiso publicar libros?

–No, en absoluto. Si naciese de nuevo volvería ser mujer y periodista. Creo en la información, me considero divulgadora. Con el periodismo se puede hacer mucho bien.

Compartir el artículo

stats