Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado no dará los pisos del Campón hasta que se puedan usar los garajes

“Esto es un cachondeo”, se quejan los afectados por el retraso en la entrega de las viviendas

Las cuarenta familias adjudicatarias de las viviendas sociales del Campón todavía deberán esperar para disfrutar de sus nuevos hogares. El Principado aseguró ayer que no autorizará la ocupación de los inmuebles hasta que el Ayuntamiento dé luz verde a la licencia de uso de los garajes. El anuncio fue recibido con estupefacción por los interesados, los cuales ya daban por hecha la mudanza inmediata tras anunciar el Consistorio este martes la aprobación del permiso de uso de los pisos de titularidad pública. “Esto es un cachondeo”, se quejó una de la afectadas, Teresa Lillo, que pide “soluciones urgentes”.

La dirección general de Vivienda trata de calmar a las personas que llevan cuatro meses esperando por las viviendas sorteadas el pasado julio y puntualiza que la luz verde a la utilización de los garajes se está tramitando “con la máxima celeridad”, pero prefiere esperar a resolver este trámite para no generar un problema de tráfico y ocupación de la vía pública en el entorno del bloque, levantado en una finca de titularidad municipal con una inversión regional de 2,4 millones de euros.

Por otra parte, el servicio de Edificación, dependiente de Vivienda, enviará una carta a los futuros inquilinos de El Campón, en la cual se les informará de un correo electrónico y un teléfono de contacto para que puedan resolver cualquier duda que tengan sobre el procedimiento de adjudicación y el reparto de llaves.

La respuesta de los afectados consistirá en movilizarse hasta lograr una respuesta satisfactoria a sus peticiones. Este mismo viernes tienen previsto concentrarse frente a la sede de Vivienda en el edificio multiusos de Llamaquique y reclamar la entrega inmediata de las llaves de las viviendas a las que accederán mediante un contrato de alquiler cuya cuantía mensual varía dependiendo del nivel de renta de las familias.

Los damnificados por la demora en la entrega de las viviendas denuncian situaciones familiares extremas para pedir la aceleración de los trámites. “Hay gente pagando alquileres muy superiores o viviendo con familiares a la espera de poder entrar en sus casas”, sostienen desde el colectivo informal creado para organizar las protestas.

Compartir el artículo

stats