Apoyar al pequeño comercio y reactivar la actividad, paralizada estos meses por la crisis sanitaria, es el objetivo de la campaña #yocomproenOviedo, puesta en marcha por el Ayuntamiento de Oviedo, a través de la concejalía de Economía y Comercio, de la que es titular Javier Cuesta (PP). El edil, que presentó la campaña el pasado mes de octubre, acompañado de representantes de la Federación Asturiana de Comercio, la Cámara de Comercio, Adaco y Oviedo Comercio, asegura que la campaña de incentivos a la compra es una iniciativa propuesta por el propio sector hace tiempo a la que se han adscrito más de medio millar de comercios. “Con esta campaña queremos trasladar que comercio de cercanía es la mejor alternativa y premiarlo, hacer protagonista al comercio de proximidad, un sector de profesionales trabajadores que se dedican en largas jornadas y festivos a dar servicio y que están involucrados de forma constante”.

–La campaña se desarrolla en un momento muy especial y coincide con el segundo estado de alarma.

–Es un momento muy especial. La estrategia, desde el inicio de la pandemia, es potenciar todo lo que tenía que ver con el apoyo al comercio minorista. Entendemos que había que reforzarlo teniendo en cuenta la importancia que tiene y los segmentos de la población a los que más implica, con perfiles sociales en los que es difícil reintegrarse al mercado de trabajo.

–La reapertura de las pequeñas tiendas, el pasado miércoles, ha traído un soplo de aire fresco a la ciudad.

–El pequeño comercio es el que da vida a la trama urbana. Con esa filosofía pusimos en marcha una serie de líneas de trabajo en el plan de recuperación de la ciudad tras la crisis sanitaria, que reforzamos con mayor dotación presupuestaria. En marzo y abril impulsamos un proyecto para incorporar las estrategias digitales al comercio de cercanía. Se trataba de darles asesoramiento y apoyo para ir incorporándoles a esa necesidad.

–¿Han detectado muchas carencias a la hora de implantar las nuevas estrategias digitales en los negocios de la ciudad?

–Sí, por supuesto. La introducción de las tecnologías aún no es la óptima. Pero también detectamos muchas ganas de tomar este nuevo rumbo por parte de ellos. Eso generó mucha dinámica en ese sentido. Se desarrolló una línea con un efecto arrastre que sigue hasta hoy. Con los comerciantes del Fontán comenzamos a montar “Recadea”, que ahora ya se ha extendido a todo el concejo, para el reparto a domicilio de mercancías. Pusimos medios de transporte y el Ayuntamiento aportó todos los recursos. A partir de ahí creamos la plataforma “Yo creo en Oviedo”, que tiene dos partes: información a los negocios y clientes y orientación tecnológica.

–Ambas son importantes...

–Es un ecosistema tecnológico para que los comercios puedan acceder a las ventas por internet. También es necesario tener en cuenta que en la digitalización hay que hacer trajes a medida, no existen soluciones globales, cada uno tiene sus peculiaridades y debemos adaptarnos a ellas. En “Yo creo en Oviedo” hay más de 500 negocios y eso es muy importante, es algo que camina a un ritmo interesante.

–También hay que animar a los clientes a comprar.

–Claro, por eso la promoción es tan importante en estos momentos. Hay que recuperar el ánimo del sector y despertar en los clientes la conciencia de que este comercio tiene unas ventajas que no encuentran en otras fórmulas de compra. En ese sentido hemos ido creando acciones que hemos ajustado a las circunstancias, por ejemplo en el apartado de aforos y cuestiones relativas a medidas de seguridad. Eso los pequeños comercios están haciéndolo muy bien desde el principio.

–La campaña “Yo compro en Oviedo” va acompañada de una serie de incentivos, ¿en qué consisten?

–Tenemos incentivos de dos tipos. Por un lado, se sortearán 30.000 euros en 300 vales de compra de 100 euros. En ese punto, el incentivo que se genera es doble porque se consume dos veces en el mismo establecimiento. Además de esos vales también vamos a sortear regalos tecnológicos. En los premios invertiremos unos 36.000 euros, 30.000 en los vales e importes similares en la campaña de promoción y la herramienta tecnológica que soporta la iniciativa.

En total serán unos 100.000 euros, una inversión importante. El comercio es una de las bases del empleo y de la actividad económica. Sin comercio no hay vida en la calle. Desde el Ayuntamiento pondremos todos los medios a nuestro alcance para que el sector se sienta importante. La campaña se alargará hasta los primeros días de diciembre para que los premios puedan canjearse hasta el 31 de dicho mes. Queremos evitar al máximo que se produzcan cierres de negocios. 

Incentivar y premiar el comercio de proximidad 

En Oviedo hay 1.400 licencias de actividad comercial y 1.000 locales inscritos en la actividad comercial. La campaña de apoyo al comercio “Yo compro en Oviedo” pretende trasladar que el comercio de cercanía es la mejor alternativa. El responsable municipal de Economía, Javier Cuesta, asegura que “el comercio es una de las bases del empleo y de la actividad económica. Sin comercio no hay vida en la calle. Desde el Ayuntamiento podremos todos los medios a nuestra alcance para que el sector se sienta importante”. Con un coste de 100.000 euros, la campaña consigue llegar a un buen número de establecimientos y al comercio de los barrios”. En la presentación Carmen de la Uz, vicepresidenta de la Cámara de Comercio, se mostró “muy orgullosa por poder mostrar nuestro el apoyo a una iniciativa como esta, con un fin que nos lleve hacia adelante. El sector se está resistiendo, pero creo que es una oportunidad muy importante, el dar vida a la calle”. La representante de la Federación Asturiana de Comercio, Magdalena Bueno, subrayó que, “según un estudio reciente, en los últimos cinco años se ha perdido el 31% de los comercios en la ciudad, un 30% en el conjunto de Asturias”. Nacho del Río, representante de la Asociación de Comercio de Oviedo, se mostró confiado en que “las medidas puestas en marcha hasta ahora sirvan para que no vaya a más el agravamiento de la situación”.