Oviedo deberá afrontar el próximo ejercicio económico con “una mochila a la espalda” de casi diez millones de euros. Cuadrar las cuentas de 2021 se está convirtiendo en un verdadero rompecabezas para la concejalía de Economía, dirigida por el popular Javier Cuesta, donde prevén que los gastos extra derivados de la crisis del coronavirus se “comerán” 9,5 millones de euros del presupuesto. La mayoría de esa cuantía se destinará a sufragar el déficit del transporte urbano, pero también se llevarán un buen bocado, concretamente de 1,9 millones de euros, los gastos extraordinarios para garantizar la seguridad y desinfección de los espacios educativos. El Consistorio subraya que la Educación es una competencia autonómica y por ello exige al Principado fondos de compensación como los ya existentes en regiones como Castilla y León y la Comunidad Valenciana.

Salvo sorpresa, el año que viene volverán a pintar bastos para la flota de autobuses urbanos de Oviedo. Las estimaciones prevén una caída de viajeros del 35% respecto a las cifras previas a la pandemia, lo cual se traducirá en un sobreesfuerzo de cinco millones de euros de las arcas municipales. El Consistorio sondeó la posibilidad de compartir dichas pérdidas con el Consorcio del Transporte Asturiano (CTA), pero el organismo regional se aferra a los contratos existentes, por los cuales solo participa de los beneficios, pero nunca del déficit del servicio.

No obstante, al Ayuntamiento le duele especialmente la falta de respaldo a la hora de garantizar la seguridad de los servicios educativos. Los cálculos de cara a 2021 arrojan un gasto extra de 1,9 millones de euros alrededor de los colegios. El refuerzo de las desinfecciones y limpiezas en los centros se llevará 900.000 euros más que en años ordinarios, mientras que el refuerzo de personal para cubrir los turnos de entrada y salida diferenciados de las escuelas infantiles añade 600.000 euros a las partidas previstas, y la habilitación de turnos en los comedores de los colegios conllevará otros 400.000 euros de gastos de más.

El resto de sobrecostes a tener en cuenta son el aumento en 1,5 millones del presupuesto de diferentes licitaciones de seguridad y el mantenimiento de edificios y vías públicas, medio millón más para desinfectar los inmuebles municipales u otras pequeñas partidas como la de 150.000 euros para la compra de equipos de protección y 450.000 para reforzar la limpieza de las calles y plazas.

El desfase deberá ser afrontado, al menos a priori, sin aportaciones del Gobierno central, pues los Presupuestos Generales del Estado no incluyen el fondo municipal de 5.000 millones ni el de 400 millones solicitados para cubrir el déficit del transporte urbano. Tampoco hay prevista de momento ninguna ayuda del Principado, circunstancia por la que desde el Ayuntamiento de Oviedo se insta al Gobierno regional a copiar de otras regiones de diferente color político como Castilla y León, donde se aprobaron 93 millones para ayudar a consistorios y diputaciones, o la Comunidad Valenciana, donde el Gobierno del socialista Ximo Puig destinó más de cien millones en ayudas al empleo y gastos derivados de los servicios educativos asumidos por las corporaciones municipales.

Estos sobrecostes se sumarán a los afrontados a lo largo de este ejercicio, que, sin ir más lejos, esta semana llevaron al Ayuntamiento a dedicar 2,8 millones de remanente municipal a pagar parte del déficit del transporte urbano en 2020.

Siete colegios abrirán durante las vacaciones navideñas para 490 niños

La concejalía de Educación mantendrá el programa de apertura de los centros escolares durante las vacaciones de Navidad a pesar de la pandemia. En total se ofertarán 490 plazas divididas a partes iguales entre los siete centros educativos elegidos en esta ocasión para ayudar con la conciliación laboral de las familias y los interesados podrán presentar sus solicitudes desde mañana hasta el próximo viernes. El programa municipal de conciliación está diseñado para los niños de Infantil y Primaria, con edades comprendidas entre los 3 y los 12 años de edad, y también se incluye a alumnos con necesidades especiales en esa misma franja de edad. El programa ofrece el servicio de desayuno y atención temprana, desde las siete y media de la mañana, y comedor, hasta las cuatro y media de la tarde. Los colegios que se abrirán en este programa son los de Fozaneldi, Poeta Ángel González (Corredoria), Ería, Veneranda Manzano (San Lázaro), Ventanielles y Parque Infantil. Estarán abiertos los días no lectivos de diciembre y enero, teniendo en cuenta que este año se retrasa el inicio de las vacaciones escolares al haber empezado más tarde el curso. Concretamente, los días de apertura de colegios serán el 24, 28, 29, 30 y 31 de diciembre, y las jornadas del 4, 5 y 7 de enero. Los programas de conciliación familiar en los colegios ovetenses durante los periodos no lectivos han sido un servicio al alza durante los últimos años, si bien en el último periodo veraniego se detectó una importante caída en la demanda debido al temor de las familias a los contagios después de más de dos meses de confinamiento.