Apoyar al pequeño comercio y reactivar la actividad, paralizada estos meses por la crisis sanitaria, es el objetivo de la campaña #yocomproenOviedo, puesta en marcha por el Ayuntamiento de Oviedo a través de la concejalía de Economía y Comercio. Nacho del Río, presidente de la Asociación Comercio de Oviedo, asegura que los comerciantes valoran en gran medida la iniciativa municipal, "que por fin nos tienen en cuenta y nos escuchan, después de años en los que las cosas no eran así".  La campaña de incentivos a la compra fue propuesta por el propio sector hace tiempo y en ella se han inscrito más de medio millar de comercios. 

-¿Cómo va desarrollándose la campaña desde su inicio?

-Estamos contentos con la marcha de la campaña "Yo compro en Oviedo". El apoyo del Ayuntamiento era algo necesario que hasta ahora no habíamos tenido. El hecho de que nos escuchen hace que los representantes municipales sepan de primera mano nuestras necesidades.

-Cuando asumió la presidencia de la asociación anunció iniciativas que han tenido que ser pospuestas por las circunstancias sanitarias, ¿cambiarán mucho las cosas?  

-Habrá que modificar lo que sea necesario. Teníamos planes muy ambiciosos y hemos tenido que ir adaptándonos a las nuevas situaciones y capear el temporal. Lo que sí vemos es que la gente está con ganas de comprar y confiamos en que la campaña de Navidad adelante su inicio.

-Sería un modo de evitar aglomeraciones.

-Es mucho mejor para todos, y sobre todo para los clientes, que pueden ser atendidos de forma totalmente personalizada, sin colas. A partir del 21 o el 22 las cosas ya son diferentes y todo el mundo se lanza a comprar. Este año habrá que cerrar aforos. Sería bueno planificar las compras y las cartas a los Reyes con antelación. Otra de las ventajas es que ahora quedan todas las tallas y modelos y es mucho más probable encontrar lo que se busca. En definitiva, lo que queremos es que la gente disfrute comprando. Tú vas a un pequeño comercio y quieres que te atiendan. Eso es justo lo que nosotros ha cemos. 

-Concursos de escaparates, sorteos, ¿son buenas iniciativas para animar al sector? 

-Se ha puesto en marcha un concurso de escaparates que, además de hacer más bonitas las calles pensando en la Navidad, genera ilusión entre los comerciantes y el público. A la gente lo de participar en los sorteos le atrae mucho. Con una compra mínima te puede tocar un vale de 100 euros para gastar en la misma tienda, lo cual también es doble beneficio para el negocio. 

-Casi tres meses de cierre han pasado factura al comercio...

-Desde luego, ahora necesitamos que abra la hostelería, que junto con el comercio forma las venas de la ciudad. Las cosas deben hacerse bien, siguiendo los protocolos y con medidas sanitarias, pero animamos a que abran cuanto antes, queremos una calle viva y activa. El pequeño comercio es el que da vida a la trama urbana. 

-Algo que ha conseguido la pandemia es lograr avances en la implantación de nuevas estrategias digitales. 

-Realmente es algo que ya estábamos haciendo y todo esto ha contribuido a impulsarlo.

-¿Las restricciones actuales han modificado el modo de comprar moda?

-Todo el mundo se ha adaptado muy bien. La gente se prueba cosas y no se quita la mascarilla. Nos hemos acostumbrado a ella, igual que nos la quitaremos enseguida cuando ya no sea preceptiva; eso sí, pienso que quedará para usarla de vez en cuando, por ejemplo cuando estemos resfriados, por la calle, como hacen los asiáticos ya desde hace décadas. Es un nuevo elemento de moda.

-Ahora las vistas están puestas en salvar la campaña de Navidad y evitar nuevos cierres, ¿es así?

-Lo que esperamos es que bajen los contagios y los fallecimientos y que tengamos a nuestros mayores sanos. Cuanto menos tiempo estemos cerrados, antes se va a llegar a la recuperación. Casi tres meses con la persiana bajada es mucho. Cuando una ciudad apuesta por el comercio se nota, y eso es lo que está haciendo Oviedo. Si hay más congresos la gente viene a comprar. Tenemos un comercio histórico envidiable, con negocios de alto nivel, como pastelerías y confiterías que ya quisieran otras ciudades, y un turismo médico que atrae a gente de todo el mundo. Todos esos factores ayudan a llenar de clientes nuestras tiendas. Vienen de todos los lados y muchos siguen pidiéndonos cosas a través de internet o cuando regresan a la ciudad. Precisamente uno de los proyectos que teníamos era hacer un reconocimiento al comercio histórico, que hemos dejado para más adelante. Las asociaciones valen para presionar e influir, en la nuestra somos 120 comercios. 

Sorteos y premios por comprar en el comercio

Comprar en el comercio de Oviedo tiene premio hasta el 9 de diciembre, con la posibilidad de entrar en el de sorteo de 300 cheques regalo, 3 Ipad Pro y 5 patinetes eléctricos, en el marco de la campaña "Yo compro en Oviedo". En la ciudad hay 1.400 licencias de actividad comercial y 1.000 locales inscritos. La campaña pretende trasladar que el comercio de cercanía es la mejor alternativa. El comercio es una de las bases del empleo y de la actividad económica. Sin comercio no hay vida en la calle. Con un coste de 100.000 euros, la campaña consigue llegar a un buen número de establecimientos y al comercio de los barrios. En la presentación de la campaña puesta en marcha desde el Ayuntamiento que preside Alfredo Canteli, a través de la concejalía de Economía, cuyo titular es Javier Cuesta, Carmen de la Uz, vicepresidenta de la Cámara de Comercio, se mostró "muy orgullosa por poder mostrar nuestro apoyo a una iniciativa como esta, con un fin que nos lleve hacia adelante". Según un estudio reciente, "en los últimos cinco años se ha perdido el 31% de los comercios en la ciudad, un 30% en el conjunto de Asturias". Nacho del Río, representante de la Asociación Comercio de Oviedo, se mostró confiado en que "las medidas puestas en marcha hasta ahora sirvan para que no vaya a más el agravamiento de la situación".