Impermeabilizar el estanque de los patos, limpiar los grafittis de la fuentona, cavar una zanja de unos 20 metros a mano... Que el agua de las fuentes del Campo San Francisco vuelva a manar lleva su trabajo. Desde hace semanas, operarios de Aqualia, la empresa concesionaria del servicio de aguas en Oviedo, trabajan en varias fuentes del parque antes de la "gran reinauguración". La que más trabajo les está llevando es la de las Ranas, porque su acometida eléctrica está siendo renovada íntegramente por los operarios. La razón es que la instalación eléctrica que acciona el mecanismo es el que se instaló cuando se construyó la fuente y no cumple con las normativas actuales. Para renovarlo, los trabajadores están cavando una enorme zanja en la zona verde anexa a la fuente del paseo del Bombé. Según la propia empresa, los trabajos se están desarrollando de manera manual para no afectar a las raíces de los árboles colindantes y, por ello, el trabajo está siendo arduo. Este es uno de los últimos pasos antes de que las ranas y los surtidores de la fuentona vuelvan a llevar agua, algo que la empresa y el Ayuntamiento pretenden hacer “lo antes posible".

Un operario, en la obra del Campo.