El Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA reanuda su actividad presencial mañana, a las siete de la tarde, tras un paréntesis obligado por la pandemia. La reapertura, ceñida a un exhaustivo protocolo para garantizar la seguridad en todo momento, tendrá como protagonista el arte, representado en la figura y obra del pintor Evaristo Valle, con motivo de la edición del catálogo que recoge para la posteridad la exposición “Valle revelado”, sobre la obra del pintor gijonés Evaristo Valle (1873-1951).

El acto, en el que se proyectarán varios vídeos sobre el catálogo y la exposición, contará con las intervenciones de Gretel Piquer Viniegra, doctora en Historia del Arte, comisaria de la muestra y autora del catálogo, y Pablo Basagoiti, coordinador y responsable de Comunicación del Museo Evaristo Valle. La presentación se efectúa en colaboración con el Museo Evaristo Valle. En todo momento se respetarán las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del covid-19, relativas a higiene de manos y respiratoria. La apertura de las puertas se realizará con media hora de antelación para permitir un acceso escalonado, al igual que la salida. El acceso es libre hasta completar aforo, también limitado por la pandemia.

La exposición “Valle, revelado” se inauguró en la Fundación Museo Evaristo Valle de Gijón a finales de diciembre de 2019, con la pretensión de ser la muestra temporal más destacada que a lo largo de 2020 se iba a dedicar al pintor. Como tantos otros proyectos de toda índole, dicho plan se vio alterado por las circunstancias sanitarias.

Gretel Piquer Viniegra y Pablo Basagoiti hablarán del volumen que recorre la muestra sobre el pintor Evaristo Valle

La muestra queda inmortalizada en el catálogo que se presenta en el Club, de nuevo abierto a actos presenciales, con un diseño muy cuidado y elementos desplegables que muestran el proceso creativo de un conjunto capital de las obras del artista que sufrieron profundas transformaciones a través de textos, fotografías de época, negativos en placas de cristal, recursos digitales, radiografías y reflectografía infrarroja. Evaristo Valle fue conocido, entre otras cosas, por haber reutilizado sus propios lienzos, dejando en capas inferiores obras que hasta hace poco se habían dado por perdidas. “Una exposición es siempre algo efímero y el catálogo nos queda para el recuerdo, la curiosidad, la lectura o el estudio, nos alegra mucho presentarlo en el Club Prensa Asturiana, en Oviedo”, asegura Gretel Piquer Viniegra, que ha preparado el volumen con auténtico mimo. Se trata de una publicación muy especial en este año que termina, que ha sido posible gracias a las colaboraciones de Fundación EDP, Fundación Caja Rural de Asturias y Ayuntamiento de Gijón y cuya primera edición ya se ha agotado. El Museo Evaristo Valle, constituido en 1981 como Fundación Cultural, es fruto del cariño y la generosidad de María Rodríguez del Valle, sobrina del pintor, quien desde su muerte en 1951 atesoró obras, objetos personales y documentos del artista que hoy integran los fondos del museo, a los que unió una dotación y su residencia con dos edificios en Somió (Gijón): uno de ellos construido para museo en 1971, el otro es un antiguo palacete de finales de siglo XIX. Ambos edificios se encuentran dentro de unos espléndidos jardines, mezcla de jardinería francesa e inglesa, que con más de 16.000 metros cuadrados conservan, después de un siglo, buena parte del trazado, elementos ornamentales y muchas de sus 120 especies de árboles y arbustos, en su mayoría autóctonos, en un marco incomparable.