Ha llegado su momento. Después de meses esperando, hoy verán alzarse el telón del teatro Campoamor y se enfrentarán a una de las óperas más representadas de la historia, más conocidas y más difíciles, “Madama Butterfly”. Hoy es “viernes de ópera” y es el momento del segundo reparto.

La soprano allerana Beatriz Díaz será “Madama Butterfly”; el tenor mexicano Fabián Lara interpreta a Pinkerton, y el barítono puertorriqueño César Méndez se pondrá en el papel de Sharpless.

Han sido meses de trabajo con la incertidumbre de poder saber si lograrían sacar adelante la función, pero finalmente se ha conseguido y llegan “con muchísimas ganas”, en palabras de Díaz, que se considera muy afortunada “porque este año no es tan fácil tener el privilegio de pisar un escenario”. Así que, para ella, esta “Butterfly” es “un gran regalo de Navidad”. Un regalo que se ha ganado con creces con su esfuerzo de los últimos meses. El rol de Beatriz Díaz no es ninguna broma. La allerana ya sabe que “cualquier ópera que lleve en el título el nombre del papel que interpretas, ya te puedes preparar”. Así que hoy le toca estar dos horas y media seguidas en el escenario defendiendo la ópera de Puccini.

“Es el rol más largo que he hecho en toda mi carrera y quiero disfrutarlo y que sea un día muy guapo”

Beatriz Díaz - Soprano

La preparación ya es complicada, y si se le añade una pandemia que retrasa fechas, anula ensayos y genera la tensión de no saber si al final habrá estreno, la cosa se pone realmente dura. En la cabeza del cantante está la fecha del estreno, es la meta, pero esa meta va cambiando. Beatriz Díaz confiesa que “se viven muchos altibajos porque es muy difícil parar y arrancar de nuevo, y psicológicamente es duro no tener claro si lo que estás haciendo servirá finalmente para algo”. Al final, sí, hoy hay función y Beatriz Díaz lo afronta feliz y con muchas ganas de disfrutar en el escenario, de vivir un día muy guapo y que el público lo pase bien”.

La allerana se enfrenta al rol más largo que ha interpretado en su carrera y eso requiere cuidar también la forma física, algo que la pandemia tampoco ha puesto fácil.

“Al no haber ensayo, he tenido que cantar en casa: mis vecinos estarán hartos de escucharme”.

Fabián Lara - Tenor

Le ocurrió lo mismo al mexicano Fabián Lara, que lleva desde octubre en Oviedo. Se dio la casualidad de que a Lara le suspendieron varias funciones de “La Bohème” en Praga y pudo quedarse en Oviedo pese a los cambios de calendario. Se dedicó a caminar por el Parque de Invierno, estudiar y mantenerse concentrado “pensando en positivo para llegar a este ‘viernes de ópera’”. Con el Campoamor cerrado y los ensayos suspendidos, no le quedó otra que ensayar solo en casa. “Los vecinos estarán un poco hartos de escucharme cantarles la ‘Butterfly’ dos o tres veces a la semana”, bromea.

Lara está ilusionado, “llevaba dos años preparando el rol de Pinkerton” y hoy le llega el momento.

“Los retrasos me han trastocado la vida personal, no pude ir a Rusia a ver a la novia, pero estoy encantado”

César Méndez - Barítono

Junto a él estará el barítono puertorriqueño César Méndez, que debuta en Oviedo. A él también se le han trastocado los planes personales y profesionales. Su novia, también cantante de ópera, vive en Rusia y ya debería estar con ella disfrutando de las Navidades. Lo ha tenido que retrasar, pero irá. “Eso fue lo más complicado, la vida personal; la pandemia me pilló en Puerto Rico arreglando unos visados, luego me vine a Oviedo y salvo una semana en Madrid para cantar en el teatro de la Zarzuela, llevo aquí desde octubre”.

Hoy por fin les llegará su regalo de Navidad.