Una mujer de 88 años murió en la noche de ayer en el barrio ovetense de Vallobín a manos de su hijo, que le asestó tres puñaladas.

El presunto homicida se ha entregado este sábado a la Policía Nacional tras confesar el crimen.

Según fuentes de la Policía Nacional, el mismo responsable de la muerte de la mujer fue quien llamó a los agentes para informar de lo que había ocurrido.

Los hechos sucedieron en la calle Maximiliano Arboleya, en el barrio de Vallobín. El hijo habría acabado con la vida de su madre de tres puñaladas, dos en el pecho y una en el abdomen,

El suceso tuvo lugar en torno a las 23.00 horas de este viernes y la Policía continúa con la investigación abierta.