Las paradas de taxi volverán a estar llenas a partir de hoy. El Ayuntamiento ha suspendido el sistema de descansos con el que los taxistas venían trabajando desde hace un mes. El Consistorio conoció el jueves la existencia de un recurso en el Juzgado de lo contencioso contra el nuevo calendario y, de acuerdo con lo que recomiendan los abogados municipales, informó en la mañana de ayer a los taxistas de que debían volver a trabajar con sus turnos habituales, aunque no sabrán hasta cuándo.

El calendario que el sector acordó con el Ayuntamiento nació para paliar la caída de ingresos originada por la pandemia, el toque de queda y los cierres de la hostelería y el comercio. Una medida “sin precedentes”, que fue negociada por las dos principales asociaciones de taxistas de la ciudad –Asotaxi y la Federación Asturiana del Taxi– y ratificada por una amplia mayoría de los trabajadores en una votación. Por ello, la noticia ha sido un jarro de agua fría para una gran parte del sector.

Un taxista descontento habría recurrido el nuevo calendario ante el contencioso y solicitado que se aplicasen medidas cautelares. Es decir, la suspensión del calendario. Algo que, a fin de evitar unos posibles “daños mayores”, ha hecho ya el Ayuntamiento antes de que el juez se pronuncie sobre las cautelares. Si los tribunales desestiman la solicitud del taxista descontento, lo que puede llevar una semana, el nuevo sistema de descansos se volvería a implantar.

“Un jaleo”, resumen los taxistas. Desde Asotaxi, aunque manifestaron no mostrarse de acuerdo con la resolución del Ayuntamiento, anunciaron que no les “queda más que acatar y esperar a la decisión final del juez”. Sentimientos similares a los que referían desde la Federación. Si bien, desde este último colectivo reconocían que la vuelta a la normalidad no llega en el peor momento. La reapertura del comercio y la hostelería y la coincidencia con unas de las fechas de más trabajo del año les sirven para “relativizar el problema”. Aunque advierten de que el problema puede llegar “en enero” si el juez no desestima el recurso y se deja de aplicar un sistema de descansos que estaba “funcionando muy bien”.

Desde la Federación también reconocen que conocer la existencia de un recurso fue tan “duro” como “inesperado”, dado el amplio apoyo que recibió la medida a la hora de la votación.