Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La catedral perdió un 60% de sus visitantes respecto a 2019 en los meses que pudo abrir

Benito Gallego, reelegido como deán para cinco años más, reivindica San Salvador como un activo “que enriquece la oferta turística de Asturias”

Vidrieras al interior de la catedral de Oviedo.

Vidrieras al interior de la catedral de Oviedo. Miki López

La catedral de Oviedo cerrará el año con unas cifras de visitantes muy por debajo de las esperadas. Benito Gallego, que acaba de ser confirmado como deán para un nuevo quinquenio, cifra en torno a “un 60%” la reducción del volumen de visitantes durante los meses que San Salvador estuvo abierta al turismo, apenas cinco y medio sobre el total del año. Una circunstancia que ha afectado de manera drástica a las cuentas de la catedral y que previsiblemente obligará a retrasar las obras previstas.

“Ha sido sin duda el año más complicado desde que soy deán, porque la pandemia ha cortado toda una actividad que teníamos perfectamente organizada”, explica Gallego, que remarca que la experiencia de los años anteriores, desde que se habían implantado las visitas turísticas en 2014, era “muy buena”.

Gallego pone cifras estimatorias de cuál ha sido ese descenso: “En años anteriores, cuando llegaba el mes de julio, teníamos ya en torno a un 40% de los visitantes de todo el año, y en esta ocasión veníamos de varias semanas cerrados. Pero es que en julio pasamos de 18.000 visitantes en 2019 a 9.000 este año; en agosto, de 27.000 a 16.000; en septiembre, de 13.000 a 3.000; y ya en octubre de 9.000 a mil y pico”.

El año de la pandemia en la catedral

El descenso del número de visitantes afecta de forma crucial a las cuentas de la Catedral, que utiliza el beneficio que logra con el turismo para realizar las necesarias obras de conservación y restauración del inmueble. “Esa actividad turística nos ha permitido afrontar obras necesarias y, este año, lanzar un paracaídas a los retablos. Pero claro, no preveíamos una cosa así”, explica el deán, que lamenta especialmente “haber tenido que poner en un ERTE a muchos empleados”, a consecuencia del parón de la actividad obligado por las restricciones para frenar la pandemia.

Activo turístico

“Nuestra intención es reactivar la actividad turística en cuanto podamos, que no será al menos hasta que se permita abrir el tránsito a otras provincias”, avanza Gallego, que reivindica la importancia de la Catedral a la hora de atraer visitantes a la región: “Nosotros tratamos de dar ese servicio que sin duda enriquece la oferta turística de Oviedo y de Asturias, y creo que es algo que se debe recordar”.

Benito Gallego: "Nuestra intención es reactivar la actividad turística en cuanto podamos, que no será al menos hasta que se permita abrir el tránsito a otras provincias"

decoration

Respecto a la situación de los abonados, el deán precisa que se han congelado las renovaciones: “Hay mucha gente que nos está preguntando cómo pueden renovar el abono, pero hasta que no se retome la actividad turística no habrá renovaciones. En todo caso, que no se preocupen, porque siguen siendo abonados a todos los efectos, para nosotros siguen teniendo en esa consideración que siempre procuramos tener con ellos”. Gallego incide además en que confía en recuperar las visitas a la torre, una de las actividades más esperadas por los abonados, una vez lo permita la situación sanitaria: “Aprovechábamos para hacer esa visita precisamente estos días, en los que regresa a Asturias gente que está fuera, y sin duda es una de las actividades que recuperaremos”.

Obras pendientes

La rehabilitación del interior de la torre es, además, una de las obras que el deán confía en ejecutar en un futuro. “Hemos realizado un arreglo provisional hasta que se pueda afrontar la obra”, afirma Gallego, en referencia a los suelos de madera del interior. “Es una intervención muy costosa, porque no pueden hacerlo por dentro: tienen que meter las cosas por fuera, con un elevador, y eso encarece mucho todos los trabajos”, explica Gallego.

Benito Gallego: "Renovar las vidrieras de la nave sur es una necesidad, falta muchos vidrios y cuando llueve, sobre todo cuando viene racheado como estos días, nos entra el agua"

decoration

Con todo, la obra prioritaria de la Catedral, la que se acometerá en primer lugar es la renovación de las vidrieras de la nave sur, incluyendo la girola y el crucero: “Es una necesidad, algo que está dentro del Plan Director, como también lo estaba la restauración de la capilla de Los Vigiles, que se concluyó este año. Pero es que faltan muchos vidrios y cuando llueve, sobre todo como estos días en los que viene racheado, penetra el agua a interior y se desliza por la pared”. La intervención, avanza Gallego, está enviada al Ministerio de Cultura, aunque está pendiente de una actualización que se ha requerido.

Reelección

Respecto a su reelección como deán para un tercer quinquenio, que acaba de ser oficializada por el Arzobispo, Jesús Sanz Montes, Benito Gallego explica que afronta el reto con ilusión. “Te llena de confianza ver que tus compañeros te apoyan y confían en lo que estás haciendo. Porque nosotros no nos presentamos a la reelección con un programa. Así que estoy contento y, mientras pueda prestar este servicio, lo haré con mucho gusto, y cuidando de que podamos cumplir con la misión para la cual estamos aquí”.

Benito Gallego: "Estoy muy contento por ser reelegido como deán para otros cinco años, te llena de confianza ver que tus compañeros te apoyan"

decoration

Gallego reconoce que la responsabilidad, en todo caso, será aún mayor que en sus pasados mandatos, y no solo por la necesidad de recuperar la actividad tras la pandemia. “Afrontamos una doble celebración porque es un año jubilar jacobeo, con la importancia que tiene aquí, donde comienza el Camino Primitivo, y además este próximo año celebraremos los 1.200 años de la dedicación de la Catedral”, afirma Gallego, sin olvidar que la responsabilidad primordial de la Catedral pasa por el culto.

Compartir el artículo

stats