Como en el resto del mundo, el 2020 ha sido un año atípico en Ribera de Arriba. Pese a todas las restricciones sanitarias obligadas por la pandemia, el Ayuntamiento no se ha quedado de brazos cruzados y ha tratado de buscar soluciones a los numerosos inconvenientes derivados de la pandemia y ha destinados importantes recursos a garantizar el bienestar de sus vecinos. Estas doce imágenes sirven como resumen de lo que ha sido este año en el municipio.

Atención a los vecinos durante la pandemia

Ribera de Arriba redobló esfuerzos para atender a los vecinos en los momentos más duros de la pandemia. Les entregó material de protección contra el coronavirus. También a los más pequeños para la vuelta al cole. En la foto, el alcalde, Tomás Fernández, entrega un kit de material sanitario a dos vecinos.

Colaboración con otras administraciones

El Ayuntamiento no trabaja solo. Se coordina con el resto de administraciones. El gobierno local destaca que “es necesario mantener contacto con otras instituciones con las que se comparten competencias”. En la foto, el alcalde, Tomás Fernández, y la consejera de Bienestar Social, Melania Álvarez.

Apoyo a la investigación científica

El Ayuntamiento ha demostrado su compromiso para mejorar la situación de los científicos. Lo ha hecho apoyando la Cátedra de don Francisco Parra para la investigación en materia de virus a través de la Fundación Universidad de Oviedo. En la imagen, el acto de la firma del convenio.

Colaboración con entidades privadas

De la mano con todos los agentes sociales se obtienen mejores resultados. Uno de ellos fue el primer concurso “Arte Público 2020”, fruto de un convenio entre EDP y el Ayuntamiento, que llevó a jóvenes de toda España -en la imagen- a realizar un proyecto de integración social en el concejo.

Compromiso con la protección del medio ambiente

El gobierno local dirige sus políticas a potenciar el cuidado medioambiental. Para ello se adquirieron dos vehículos “cero emisiones”. También se compraron varios obsequios para los más jóvenes elaborados con materiales reciclados. En la imagen, uno de los vehículos.

Protección del patrimonio del concejo

Conservar el patrimonio es una obligación municipal. En él están sus orígenes: además de las habituales convocatorias de conservación de hórreos y paneras, el Ayuntamiento ha abierto una convocatoria de 100.000 euros para conservar bienes catalogados del concejo. En la imagen, una panera.

Apuesta por las nuevas tecnologías

En su apuesta por las nuevas tecnologías, el Ayuntamiento apostó por prototipos de puntos de información turística autogestionados, que permiten dar información a los usuarios las 24 horas del día los 365 días del año. Se trata de una propuesta pionera en España. En la imagen, el primer punto de información, en la plaza del Ayuntamiento de Soto de Ribera.

Inversiones para mejorar la vida de los vecinos

El Ayuntamiento continúa con su política de inversiones. Una de las más destacadas de este 2020 ha sido el proyecto de renovación integral de Ferreros -en la imagen-. Dotado con un millón de euros, el plan ha mejorado la calidad de vida de los habitantes de la zona rural, principalmente de sus servicios básicos, accesos rodados, alumbrado y alcantarillado.

Fomento del deporte local y regional

El deporte es un pilar para Ribera de Arriba. Tanto de espectáculo, como ha sido el Rally “Princesa de Asturias”, como de apoyo a los clubes locales, con un incremento de las ayudas. El club de fútbol femenino Llosalín y el grupo cultural La Ribera Kayak -en la imagen- son dos ejemplos de ello.

Impulso a la formación de jóvenes

Para el gobierno local los jóvenes son el pilar del concejo. Y su educación fundamental. Por ello, ofrece libros de texto gratuitos a todos los escolares del municipio, subvencionan las matrículas de los universitarios y cursos de inglés. En la imagen, el colegio público Pablo Iglesias.

Atención a los colectivos más vulnerables

El Ayuntamiento cuida con especial atención a los colectivos más vulnerables aplicando políticas concretas dotadas presupuestariamente de forma adecuada. Por ejemplo, en la celebración del día de los Mayores, el Consistorio regala una pieza de queso de tres kilos a cada vecino mayor de 65 años, como se ve en la imagen.

Celebraciones con responsabilidad

La pandemia obligó a cancelar algunas de las actividades habituales del concejo. Por ello, como los vecinos, en general, y los niños, en particular, han tenido un comportamiento ejemplar durante la crisis sanitaria, el Ayuntamiento pidió a Laponia un adelanto a la Navidad y Papá Noel entregó un saco gigante con regalos para todos los niños (en la imagen).