La Navidad es un gran escaparate para el pequeño comercio, que a su vez viste sus mejores galas para recibir a los clientes por estas fechas. Así se explica el éxito del veterano Concurso de escaparates de Navidad, que este año alcanzó su décimo séptima edición, y en el que participaron nada menos que 57 establecimientos del casco urbano. Ayer, representantes de la Federación Asturiana de Comercio y del Ayuntamiento de Oviedo entregaron los premios al ganador, el centro óptico Rivas de la avenida del Cristo, y al segundo clasificado, la tienda de ropa de mujer El antiguo Iriarte, en la calle Magdalena.

En la entrega del primer premio estuvieron presentes el Alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli; el concejal de Economía Javier Cuesta; y el presidente de la Federación Asturiana de Comercio, Emilio Pérez Caicoya. En el centro óptico, Canteli incidió en la necesidad de estar “muy cerca de todos los que nos demandan”, con mención especial para el pequeño comercio y la hostelería, y escenificando junto a Cuesta el “total apoyo del Gobierno” a esos sectores.

Sobre las celebraciones navideñas, Canteli celebró el éxito que se está registrando en la ciudad por estas fechas. “Queríamos un Oviedo lleno de gente y lo conseguimos”, afirmó Canteli, que celebró el civismo de la ciudadanía.

“Conseguimos que la gente se portase bien, no ves a nadie sin mascarilla, se mantienen las distancias y hay un comportamiento ejemplar de los ovetenses, y de todos los que vienen de fuera también”, añadió Canteli, quien insistió en su satisfacción al ver esa ejemplar muestra de civismo: “es un orgullo como alcalde y es un orgullo para el equipo de gobierno que la gente venga a Oviedo, se comporte bien y, encima, consuma”.

Las hermanas Vanessa y Sandra Solís, de El Antiguo Iriarte, con su placa.

El escaparate ganador, diseñado y ejecutado por Rafael Navarro y Bea Rodríguez, muestra las piernas de un Papá Noel mientras se cuela en el local, con otros elementos alusivos a la Navidad, como un reno realizado en cartón y un árbol de bolsas de papel. “Es una maravilla que nos hayan dado este premio, y más tras este año”, afirmaba Rafael Navarro, que daba todo el mérito del diseño a Bea Rodríguez: “es ella la que decora el escaparate todos los años, siempre con diseños muy originales”. El centro óptico Rivas recibe 200 euros y una placa como ganador del concurso.

El segundo premio, dotado con 150 euros y una placa conmemorativa, reconoció el diseño del escaparate de El Antiguo Iriarte, una tienda de moda de mujer de gran tradición en la ciudad, que regentan las hermanas Sandra y Vanessa Solís.

El escaparate ganador, del centro óptico Rivas.

El escaparate ganador, del centro óptico Rivas.

Las dos hermanas tomaron el testigo de la tienda de manos de su padre, Juan Manuel Solís, un comerciante muy conocido y apreciado en la ciudad, donde se le apodaba Juan “el negro”. El premio llega a las dos hermanas en un año muy difícil, ya que además de la pandemia, la familia sufrió en mayo pasado la pérdida de Juan Manuel Solís, que falleció en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) a causa de una enfermedad contra la que llevaba mucho tiempo luchando.

Además de estos dos galardones, el jurado del concurso de escaparates concedió un tercer premio a Especiaté, tienda de la avenida de Galicia especializada en té y café, que recibió 50 euros y un diploma. Alma Belleza y Salud, de la avenida de Santander, fue el escaparate más votado en las redes sociales, y el de la relojería anticuaria Carlos Casaprima, de la calle del Rosal, fue el escaparate mejor valorado por el jurado entre los diez más votados en redes. Ambos reciben 50 euros y un diploma.